Domingo 28/05/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Enfrentamiento entre los aspirantes al trono galo

El conde de París lanza un ataque contra los títulos de Luis Alfonso de Borbón

El pretendiente orleanista niega que su rival legitimista sea “rey de Francia” y “duque de Anjou”. Asegura que no lo ha hecho antes por no ser grosero con Felipe VI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Guerra abierta entre Enrique de Orleans, pretendiente orleanista, y Luis Alfonso de Borbón, aspirante legitimista al trono de Francia. Meses después de que el segundo lanzara una puya al primero, éste ha decidido responder con una nota que trata de desmontar uno a uno los títulos y honores que reivindica Luis Alfonso de Borbón.

Luis Alfonso de Borbón y su esposa Margarita Vargas. Luis Alfonso de Borbón y su esposa Margarita Vargas.

Monarquía Confidencial recogió el pasado mes de octubre una entrevista que Luis Alfonso de Borbón concedió a la revista Paris Match. En ella, el considerado “rey Luis XX” por los partidarios de la rama legitimista que pretende el trono de Francia, dio una de cal y una de arena a uno de sus rivales.

Además del pretendiente bonapartista Carlos, existe la Casa de Orleans. Desciende de Luis Felipe de Orleans, que subió como rey constitucional al poder en Francia en 1830 con una revolución que destronó al rey Carlos X.

En la entrevista, Luis Alfonso de Borbón aseguró que mantiene una “muy buena relación” con los Orleans ya que son primos suyos. Pero también dio un palo a los orígenes de los pretendientes orleanistas al definir el reinado de Luis Felipe de Orleans como “la monarquía de la impostura”.

Pues bien: ahora el cabeza de la Casa de Orleans ha querido responder a Luis Alfonso de Borbón, y lo ha hecho en términos muy duros.

Pese a haber nombrado regente a su hijo Juan, duque de Vendôme y que está asumiendo cada vez más funciones, es el propio Enrique de Orleans, conde de París, quien firma un comunicado que se ha enviado, especialmente, a todas las asociaciones de nobiliaria.

Enrique de Orleans asegura que su intención es poner fin a una “farsa”: la que, a su entender, protagoniza Luis Alfonso de Borbón con su “presencia intermitente” en Francia y al titularse “Luis XX”, es decir, rey francés de derecho.

El conde de París explica que desde hacía tiempo le llevan informando de las apariciones públicas que realizar Luis Alfonso en territorio francés presentándose como pretendiente legitimista al trono del país. No había querido salir al paso de esas aspiraciones por un motivo: “podría parecer grosero con el rey de España”.

Y es que el conde de París no quería que, al atacar a Luis Alfonso de Borbón, se pudiera molestar Felipe VI al ser primos segundos él y Luis Alfonso. Enrique de Orleans afirma que su familia y la familia real española tienen “relaciones de larga duración y alta estima, incluso de amistad”.

Pero la reiteración de las apariciones de Luis Alfonso de Borbón han terminado decidiendo al pretendiente orleanista a dejar clara su postura ante el “maquillaje dinástico” del que acusa a su rival. No quiere que éste se aproveche de la “credulidad” de los monárquicos franceses, y pretende advertir a todas las instituciones civiles, militares y religiosas de Francia de esta “mentira”.

Ni duque de Anjou, ni rey de Navarra

La respuesta del conde de París contra Luis Alfonso de Borbón consiste, más que en el comunicado, en una nota elaborada por su secretaría. En el documento que se desgranan los títulos y honores que utiliza Luis Alfonso de Borbón y los desmonta con sarcasmo.

En primer lugar, incluso duda del derecho de Luis Alfonso de Borbón a ostentar la nacionalidad francesa. También reprocha al “usurpador” (así se refiere en alguna ocasión a Luis Alfonso) que la rama legitimista estuvo viviendo por Europa, mientras que los orleanistas en cuanto pudieron volvieron a Francia para “cumplir con su deber histórico”.

El documento del conde de París destaca que en España el pretendiente legitimista no puede utilizar la dignidad de alteza real pese a que él lo sigue reivindicando. Sólo se le puede llamar “excelentísimo señor” y “su excelencia”, y si acaso podría reclamar el ducado de Franco de su abuela o el marquesado de Villaverde de su otro abuelo.

En cuanto al título de duque de Anjou que utiliza más frecuentemente Luis Alfonso de Borbón cuando está en Francia, el gabinete de Enrique de Orleans señala que ese título ya no es francés sino español, ya que lo heredaron los sucesores del rey Felipe V cuando empezó a reinar en España.

También niega pueda nombrarse “rey de Navarra” o “rey de Jerusalén”, ya que son títulos que abandonaron los reyes de Francia y que sólo utiliza el monarca español. Tampoco los de “conde de Valentinois y Diois”, título que lleva el príncipe de Mónaco, Alberto II.

Incluso carga contra la pretensión de Luis Alfonso de Borbón de ser “copríncipe de Andorra” al pretender ser rey de Francia, ya que el copríncipe actual es el presidente de la República Francesa, junto con el obispo de Urgell (Lérida).

Y sobre el nombre de “Luis XX”, el conde de París destaca que los reyes y pretendientes sin trono no suelen utilizar el numeral junto a su nombre. Aunque precisamente él mismo firma su comunicado como “Enrique VII, de iure, conde de París, duque de Francia”.