Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Noventa años después de la caída del Imperio, los autriacos siguen celebrando el cumpleaños del emperador Francisco José

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No es una cita turística, ni tampoco una simple conmemoración histórica. El pasado lunes terminaron, en la pequeña ciudad de Bad Ischl (Austria), las celebraciones del tradicional cumpleaños del emperador Francisco José I, el esposo de la recordada Sissi.

La noche del emperador o Nacht der Kaiser, del mismo 18 de agosto, puso fin a cuatro días de celebraciones en honor del emperador Francisco José I. Durante el Imperio, Bad Ischl era la capital ”privada” de los Habsburgo, pues permitía a Francisco José y a su esposa Elisabeth, la célebre Sissi, evadirse del estricto protocolo de la corte vienesa al menos por unos días.

Resulta sorprendente comprobar como permanece vivo entre los residentes de la pequeña ciudad el recuerdo del Emperador y de su esposa. De hecho, el castillo que fue su residencia, sigue enriqueciéndose con recuerdos de la pareja imperial y también de sus descendientes, que no han olvidado la vinculación de su familia con el lugar.

El aniversario es aprovechado por las autoridades locales para unas fiestas en las que la cultura y el ocio se dan la mano. Asistió, como invitado de honor a estos actos, el archiduque Markus-Salvator de Austria, descendiente del emperador a través de la que fue su hija predilecta, la archiduquesa Maria Valeria.

 

Rafäel Cruz