Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Jigme Khesar, rey de Bután, garantiza la transición hacia la monarquía parlamentaria del país asiático.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El actual soberano del país asiático, de 26 años, continúa las reformas emprendidas por su padre, Jigme Singye Wangchuk, quien abdicó en diciembre de 2006.

Bután completa su transición a la democracia. El próximo 24 de marzo tendrán lugar las primeras elecciones a la Asamblea Nacional (Cámara Baja) que, tras los comicios para la Cámara Alta que se celebraron el pasado 31 de diciembre, completarán el proceso de transición gradual y pacífica desde la monarquía absolutista a la parlamentaria.

El proceso, auspiciado por el actual rey, Jigme Khesar, de 26 años, supone todo un éxito para un antiguo reino que evoluciona desde una monarquía absolutista quasi divina. Precisamente Jigme Singye Wangchuk, padre del actual soberano, abdicó en diciembre de 2006 para dar paso a su hijo en el trono, iniciando unas reformas que, de manera pacífica, mantuvieran la paz y estabilidad del país.

La Unión Europea enviará a un grupo de quince observadores a estas elecciones de la Asamblea Nacional. La comitiva estará encabezada por el eurodiputado popular español José Javier Pomés, que partió el viernes pasado para el país asiático donde permanecerá siete semanas para seguir sobre el terreno la compaña y votaciones.