Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Fiesta en Japón por las bodas de oro de los emperadores Akihito y Michiko

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cientos de personas se acercaron ayer al Palacio Imperial de Tokio para felicitar por escrito al emperador Akihito y la emperatriz Michiko en el 50 aniversario de su boda, recordada como "el evento del siglo" en Japón.

Con motivo de sus bodas de oro, los Emperadores permitieron a los ciudadanos que visitaran la parte de los jardines de Palacio a la que normalmente sólo se puede acceder el día de año nuevo o en el cumpleaños del Emperador, el 23 de diciembre. La puerta Sakashita-mon permaneció abierta ayer durante seis horas, aunque salvaguardada con rigurosas medidas de seguridad, que tanto los japoneses como los turistas procedentes de todos los rincones del mundo tuvieron que sortear antes de poder acceder a los jardines reales. Akihito y Michiko de Japón pusieron a disposición de los visitantes un libro de dedicatorias frente a la residencia imperial para que todo el que lo deseara pudiera expresar sus felicitaciones al matrimonio. Además, los Emperadores invitaron a 101 parejas japonesas que, como ellos, cumplen en 2009 50 años de casados, a una multitudinaria ceremonia del té en su palacio. Autobuses repletos de curiosos de todas las edades descargaron a sus pasajeros frente al palacio tokiota, a la espera de que éstos recorrieran y fotografiaran el espacio disponible ayer para las visitas, que era más extenso de lo habitual. "Para mí estar aquí hoy al lado de su majestad el Emperador, celebrando nuestras bodas de oro, realmente es como si fuera un sueño", dijo la emperatriz Michiko, en declaraciones publicadas ayer por la Agencia Imperial. El Emperador añadió que "si hay algo que quiera ofrecer a la Emperatriz con motivo de nuestro 50 aniversario es mi gratitud y aprecio por todo este tiempo". Akihito y Michiko, que se casaron el 10 de abril de 1959, celebraron ayer 50 años de un matrimonio estable y sin escándalos, que supuso el ascenso de la primera mujer plebeya y de educación cristiana al milenario Trono del Crisantemo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·