Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Fallece la Princesa Irmingard, nieta del último rey de Baviera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado sábado 23 de octubre fallecióen el castillo alemán de Leutstetten la Princesa Irmingard de Baviera, a la edad de 87 años. Era nieta paterna del Rey Luis III de Baviera y nieta materna del gran duque Guillermo IV de Luxemburgo. El funeral privado tuvo lugar en el Monasterio de Andechs, para luego realizarse el entierro en el cementerio de la familia real bávara.

Nacida en Berchtesgaden en 1923, cinco años después de la abolición de la monarquía alemana, Irmingard era hija del Príncipe Heredero Ruperto de Baviera y de su segunda esposa, la princesa María Antonia de Luxemburgo, emparentada con la rama miguelina de los Braganza.

El padre de Irmingard había estado casado previamente con su prima, María Gabriela de Baviera, que le dio cinco hijos (de los cuales cuatro fallecieron de pequeños o al nacer). Con su segunda esposa, el príncipe tendría un hijo y cinco hijas más: Enrique (fallecido en un accidente de coche; su viuda falleció en circunstancias parecidas cuarenta años después), Irmingard, Editha, Hilda, Gabriela y Sofía.

Si bien los Wittelsbach perdieron su trono en 1918, Irmingard y su familia pudieron continuar residiendo en Baviera incluso durante la República de Weimar. Consta que el príncipe Ruperto era uno de los aristócratas más populares de la región. La familia se mantuvo al margen de los tejemanejes políticos de Adolf Hitler, y el príncipe nunca formó parte del Partido Nazi (a diferencia de muchos otros ex soberanos alemanes). Poco después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, el príncipe y su familia se vieron obligados a escapar a Italia, a finales de 1939.

Irmingard y sus hermanos residieron en Florencia gracias a las gestiones del rey Víctor Manuel III. Desde allí, Ruperto esperaba que un día pudiese restituirse la monarquía bávara. Irmingard mientras pasaba sus días entre Roma, Florencia y Padua.

El septiembre de 1944 Irmingard, su madre y sus hermanos fueron detenidos y transportados al campo de concentración de Oranienburg-Sachsenhausen; más tarde serían llevados a Flossenbürg y a Dachau, donde permanecerían casi un año, hasta que fueron liberados por los estadounidenses el 30 de abril de 1945. Tras el fin de la guerra Irmingard se fue a residir a Luxemburgo, donde reinaba su tía materna, la Gran Duquesa Carlota. Después de eso fue a vivir un tiempo a Estados Unidos, en el rancho de su tío el príncipe Adolf de Schwarzenberg, en el Estado de Montana.

En 1950 contrajo matrimonio con su primo Luis de Baviera (1913-2008), con quien tuvo un hijo y dos hijas (éstas muertas al nacer). Su hijo Luitpold se convirtió, tras la muerte de sus primos Francisco y Max (que actualmente no tienen sucesión, ni es probable que la tengan), en depositario de los derechos dinásticos al trono bávaro. Con cinco hijos, la sucesión estaría plenamente asegurada. Sus hijos son: Augusta, Alice, Luis, Enrique y Carlos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·