Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Exponen en Roma el último belén creado durante la dominación de los Borbones en el sur de Italia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fabricado cuando ocupaba el trono de Nápoles y Sicilia el rey Carlos (1716-1788), futuro Carlos III de España, el pesebre es una de las cumbres del periodo de mayor esplendor de este arte, la segunda mitad del siglo XVIII, y destaca por la variedad de sus figuras. La obra fue posible gracias a la pasión por los belenes del Rey ilustrado, que reinó en Nápoles y Sicilia de 1734 a 1759, y que moldeó con sus propias manos algunos de los pastores, implicó a toda la Corte en su elaboración y contagió a nobles y burgueses su gusto por los pesebres.

El Pesebre Real de la Reggia de Caserta (sur de Italia), el último gran belén creado durante la dominación de los Borbones españoles en los Reinos de Nápoles y Sicilia, lucirá esta Navidad en Roma su "libre y fantasiosa" versión de los Evangelios. Fabricado cuando ocupaba el trono de Nápoles y Sicilia el rey Carlos (1716-1788), futuro Carlos III de España, el pesebre es una de las cumbres del periodo de mayor esplendor de este arte, la segunda mitad del siglo XVIII, y destaca por la variedad de sus figuras. "El belén representa toda la heterogeneidad de la población del Reino en aquella época, de los rústicos campesinos a los opulentos orientales, pasando por los refinados mercantes decorados con bordados de plata y oro", afirmaron este martes durante su presentación en Roma los organizadores de la muestra. La obra fue posible gracias a la pasión por los belenes del Rey ilustrado, que reinó en Nápoles y Sicilia de 1734 a 1759, y que moldeó con sus propias manos algunos de los pastores, implicó a toda la Corte en su elaboración y contagió a nobles y burgueses su gusto por los pesebres. De hecho, fue Carlos III quien hizo popular en España esta tradición, difundida en el sur de Italia desde el siglo XIV, más de 100 años después de que San Francisco de Asís representara en una pequeña parroquia el primer nacimiento en 1223.