Viernes 22/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Donaciones particulares para salvar la casa de Napoleón: alerta sobre el estado ruinoso de la vivienda y de la indiferencia de Francia y Reino Unido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Se abre una suscripción internacional para salvar la casa de Napoleón en la isla de Santa Helena. La Fundación que lleva su nombre ha alertado del lamentable estado de conservación en el que se encuentra la casa donde el conquistador pasó los últimos años de su vida. El Gobierno británico y el Ministerio de Exteriores francés se han desentendió del asunto.

La casa de Napoleón en la Isla de Santa Helena se encuentra en un desastroso estado de conservación, tanto que algunas partes de la vivienda están derruidas y tendrán que ser reconstruidas por completo.

Ninguna autoridad se ha querido responsabilizar del abandono de la casa pero, tras las presiones que algunas fundaciones e historiadores expertos han ejercido sobre el gobierno, el ministerio de asuntos exteriores francés ha accedido a donar el 50% del dinero necesario.

Debido a la escasa aportación por parte del ministerio, la Fundación Napoleón y la 'Asociación de Souvenirs Napoleónicos' han puesto en marcha una suscripción internacional para reunir fondos. Se necesitan en total 750.000 euros para completar el 100%.

Además de para el mantenimiento básico y la reconstrucción, esta recaudación servirá para ampliar y enriquecer la colección del Museo Napoleónico, que también se encuentra en la isla de Santa Helena. Cualquier persona podrá hacer su donación a través de las webs de estas fundaciones.

Las críticas hacia los responsables de cultura y patrimonio del gobierno francés son cada vez más numerosas, sin embargo también el gobierno británico ha contribuido a la penosa situación de la casa.

Antes de 1858, cuando Napoleón III compró la Isla de Santa Helena, ésta era propiedad del imperio británico. Ya desde los días en que Napoleón vivió allí, los funcionarios británicos ignoraron las necesidades de cuidado de la vivienda.

El emperador fue una de las personalidades más carismáticas de la historia del continente y un temperamento que sacudió Europa. Sin embargo Gran Bretaña ha tratado de olvidar estos episodios de la historia.

La isla de Santa Helena fue para Napoleón una cárcel, donde pasó los últimos 5 años de su vida. Se trata de una isla situada al sur del océano Atlántico; una fortaleza natural que ni si quiera necesita vigilancia, ya que se encuentra a 3.000 km de las costas de América del Sur y a 2.000km de África.

La vivienda, de 280 m2, tiene cinco piezas: dormitorio, salón, un gabinete de trabajo, el comedor y la biblioteca. Todas las estancias y la estructura exterior son de madera, y los techos de papel embreado.

El clima de la isla es de lluvias constantes. Cuando napoleón llegó los trabajos de acondicionamiento ni si quiera estaban terminados, por lo que pronto apareció moho y humedades incluso en los muebles.

El primer responsable fue el militar británico Hudson Lowe, que no sólo permitió la decadencia de la casa si no que invirtió grandes esfuerzos para someter moralmente a Napoleón.

Lowe envió 2.000 soldados a vigilar santa helena a pesar de que la fuga era absolutamente imposible. Si Napoleón quería, por ejemplo, dar un paseo, debía informar previamente y ser acompañado en todo momento por un oficial.

Cada mañana debía presentarse frente a su ventana para que Lowe pudiese comprobar que seguía en la casa. Pero estas instrucciones se fueron intensificando hasta convertiré en un verdadero martirio: el presupuesto se reducía cada vez más, incluso para comida, y no podía recibir ningún libro u objeto del exterior, incluidos retratos y grabados de sus hijos y nietos.

La Fundación Napoleón y otras asociaciones 'amigas' del emperador pretenden, además de proteger la valiosa casa de Santa Helena, que se reconozca el trato inhumano e innecesario que Hudson Lowe infligió a Napoleón

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·