Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Continúa la batalla de tribus en el Reino de Busoga, en el centro de África, por la elección del nuevo soberano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Diversas tribus del Reino de Busoga (Uganda) han coronado esta semana al príncipe Gabula Nadiope IV como su propio "Kyabazinga” (Rey) para suceder al fallecido monarca Wako Muloki, en respuesta a los encontrados sentimientos existentes entre las 11 jefaturas que componen el Reino. Busoga se encuentra hace dos meses sumido en una profunda crisis a raíz de la muerte del rey Wako el pasado mes de septiembre, ya que su sucesor debe ser elegido de entre los 11 jefes tribales que componen el territorio.

Un gran número de tribus apoyan a sus propios candidatos y no se encuentran dispuestas a ceder territorio. La mayoría apoyó en octubre la elección de Columbus Wambuzi, hijo del difunto rey Wako, pero esta decisión no fue acertada y provocó aún más enfrentamientos. Incluso se ha recurrido a la violencia, por lo que Wambuzi aún no ha podido ser coronado. A ello se oponen los jefes de Bugweri, Kigulu, Bukono, Bugabula y Bunyha, que boicotearon entonces la elección.

El obispo de Bamwose ha elogiado al príncipe electo, William Gabula Nadiope IV, de 20 años, presentándolo como un joven maduro y responsable, espiritual, moral e intelectualmente preparado para servir a Busoga como Rey. Gabula es nieto del primer vicepresidente ugandés y 12 rey de Busoga, que murió en 1970.

Busoga es uno de los cinco reinos que forman Uganda. “Isebantu Kyabazinga” o Rey de Busoga es el título que se le da al gobernante, que colabora estrechamente con el presidente de la República de Uganda. El Rey actúa como poderoso símbolo de la unidad tribal, y su título significa “padre y unificador de todas las personas”. El cargo es electivo, temporal y se escoge entre cinco de los 11 jefes reales tradicionales del Reino. Busoga fue restituido como Reino en los 90, después de que el presidente Museveni devolviese las coronas a sus reyes. Éstos habían sido desposeídos de sus tronos en los 60 por el sangriento dictador Idi Amin.

Darío Silva D'Andrea