Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Carlos, Duque de Württemberg, vende por 125 millones de dólares su propiedad de Darkwoods, en el sur de la Columbia Británica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ha adquirido, con la ayuda del gobierno federal y de donaciones particulares, la Nature Conservancy of Canada, organización privada sin ánimo de lucro dedicada a proteger la biodiversidad

S.A.R. Carlos, Duque de Württemberg, nació el 1 de agosto de 1936 en Friedrichshafen, Baden-Württemberg, segundogénito de Felipe Alberto, Duque de Württemberg, y de la archiduquesa Rosa de Austria, princesa de Toscana. Se convirtió en Jefe de la Casa Real de Württemberg por la renuncia de su hermano mayor Luis. Está casado desde el 21 de julio de 1960 con la princesa Diana de Orleáns, hija de los condes de París, y tienen cuatro hijos y dos hijas.

El Duque compró en 1967 la espectacular propiedad de Darkwood, de 55.000 hectáreas, llena de bosques, montañas, ríos y más de 50 lagos en la región de Kootenay, en la canadiense Columbia Británica. La adquirió durante la guerra fría, en vísperas de la ocupación soviética de Checoslovaquia, como asilo para su familia al creer que en tales circunstancias Alemania no era un lugar seguro. Ahora la acaba de vender por 125 millones de dólares a la Nature Conservancy of Canada, con ayuda del gobierno federal. La adquisición de esta enorme extensión es la compra más grande de tierra privada con fines de conservación de la naturaleza en la historia de Canadá. Fue anunciada el pasado día 24 de julio después de tres años de delicadas negociaciones. Del coste total de la operación, el gobierno federal aportó 25 millones, 65 millones más fueron de donaciones privadas. El resto de los 35 millones corresponde aportarlos a Nature Conservancy of Canada.

Esta propiedad de 550 kilómetros cuadrados cuenta con unos 30 ó 40 osos pardos, manadas de lobos, alces americanos y caribús. Según Christian Schadendorf, director general de los Bosques de Darkwoods, el Duque se ha decidido a vender por varias razones: tiene ya más de 70 años, la Guerra Fría es historia, es seguro vivir ahora en Alemania y hay riesgos y costes crecientes asociados a los cambios climáticos de la propiedad. Entre los problemas que ha sufrido Darkwoods se cuentan la infestación por escarabajo, los frecuentes incendios forestales y –sobretodo- el hecho de que el gobierno regional decidió aumentar los impuestos un 35 por ciento.

El Duque, enamorado del agreste paisaje, visitaba la propiedad una vez por año hasta que las regulaciones antitabaco le impidieron hacer largos viajes aéreos. La enorme finca situada al sur del lago Kootenay, fue parte de la Nelson & Fort Sheppard Railway en 1897. Luego pasó por diversos propietarios hasta que el Duque de Württemberg la compró. Aunque Darkwoods ha sido explotada con una producción de madera de unos 55.000 metros cúbicos anuales, los equipos forestales tenían instrucciones precisas para cuidar bien el terreno por lo que ha permanecido con un buen equilibrio ecológico, con un 50 por ciento del su superficie aún salvaje, bosques vírgenes con árboles de más de 500 años y una gran diversidad de fauna, ya que durante 40 años no se ha cazado allí.

Cuando llegó el momento de la venta, el Duque de Württemberg encomendó a Mr. Schadendorf, un economista forestal alemán emigrado a Canadá en 1994, que se asegurara de que todo, y especialmente la belleza única del bosque, permaneciera así y de que el nuevo dueño conservara los puestos de trabajo que el Duque mantenía. Así, Schadendorf y dos silvicultores profesionales trabajan ahora para la Nature Conservancy of Canada. Ahora continuará la explotación pero con un especial interés en la conservación del medio ambiente, sin obtención de beneficios económicos, y por supuesto arrancando los árboles afectados por el escarabajo del pino.

John Lounds, presidente de Nature Conservancy of Canada, declaró que esta propiedad, junto a las adyacentes de West Arm Provincial Park y Midge Creek Wilderness Management Area, constituyen un área protegida de más de 1.000 kilómetros cuadrados entre Nelson y Creston, donde podrá vivir la manada de sólo 46 caribús que aún existen allí. Los pantanos de la zona son usados por más de 100.000 aves migratorias.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses