Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Arqueólogos rusos no descartan la existencia de una nueva tumba con restos de la Familia Imperial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hasta ahora han sido encontradas dos tumbas con los restos del zar Nicolás II, su esposa y sus cinco hijos. Sin embargo, los expertos sugieren la posibilidad de que esista un nuevo enterramiento. La hipótesis se basa en que los restos del príncipe Alexei y de la gran duquesa María, encontrados hace un año, están incompletos y podrían proceder de otro enterramiento previo.

En 1991 arqueólogos rusos encontraron un enterramiento con los cuerpos de la familia imperial rusa a excepción del príncipe Alexei y de su hermana mayor María. Siete años después, la catedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo recibía los restos encontrados. En un primer momento, el fracaso en la búsqueda de los cuerpos de Alexei y María hizo que se barajara la posibilidad de que hubieran sobrevivido. Pero no había tal.

En julio de 2007 aparecían cerca de la ciudad de Yekaterinburg (capital de la región de Sverdlovsk), en los Urales, los cuerpos del príncipe Alexei y de la gran duquesa María, como confirmaron las pruebas de ADN (tests que supusieron un desembolso de casi 6 millones de rublos, alrededor de 160.000 euros). Los restos fueron examinados por más de 20 expertos de 12 laboratorios diferentes.

Ahora, un año después del descubrimiento se especula con la posibilidad de un nuevo enterramiento. El jefe de los forenses en la región rusa de Sverdlovsk, Nikolai Nevolin ha asegurado que al encontrarse la segunda fosa, se descubrió que el peso total de los restos no era suficiente para dos personas. Según Nevolin, los forenses especulan con la posible existencia de otra tumba por la zona con la misma cantidad de huesos.

Hay que recordar que el zar Nicolás II, su esposa, sus cinco hijos y varios sirvientes fueron asesinados al amanecer del 17 de julio de 1918 en un sótano de la vivienda donde estaban presos en Yekaterinburg. Al comenzar el nuevo milenio, el año 2000, la Iglesia Ortodoxa Rusa canonizó a los Romanov. Este año numerosas celebraciones religiosas a lo largo del país conmemoran el asesinato de los Romanov en el 90 aniversario de su muerte.