Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Aplazada hasta el 12 noviembre la notificación de la sentencia contra el joven que ofendió al rey Mohamed VI en una pintada

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El joven marroquí Yasín Belassal, que cumplió 18 años el pasado 30 de junio, fue condenado en septiembre a un año de cárcel por ser el autor de una pintada fuera de su instituto en la que se decía "Dios maldiga a tu padre", en referencia al monarca Mohamed VI. Según los abogados al frente del caso, por esa ofensa a la monarquía le podrían haber caído hasta cinco años de prisión. El joven, que se encuentra desde el 29 de octubre en libertad provisional, se reconoce responsable solamente de haber escrito en la pizarra de su clase "Dios, Patria, Rey, Barça", como muestra de apoyo al F.C. Barcelona, su equipo de fútbol favorito.

El Tribunal de Apelación de Marraquech aplazó ayer hasta el 12 de noviembre la notificación de la sentencia al joven marroquí Yasín Belassal, condenado en septiembre a un año de cárcel por ofender a la monarquía en una pintada. Belassal es juzgado por una pintada fuera de su instituto en la que se decía "Dios maldiga a tu padre", en referencia al monarca Mohamed VI, según los abogados del joven. Por esa ofensa a la monarquía le podrían haber caído hasta cinco años de cárcel, señaló El Ghaloussi, abogado de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), que está al frente del caso. Sin embargo, el joven se reconoce responsable solamente de haber escrito en la pizarra de su clase "Dios, Patria, Rey, Barça", como muestra de apoyo al F.C. Barcelona, su equipo de fútbol favorito. Belassal se encuentra desde el pasado 29 de octubre en libertad provisional, después de haber pasado un mes en la cárcel de Marraquech. Durante la vista celebrada en octubre, se solicitó al fiscal que tuviera en cuenta la juventud de Belassal, que cumplió 18 años el 30 de junio, así como el hecho de que esa frase no fue lanzada por una verdadera falta de respeto a la Corona, sino como una provocación sin trascendencia de cara al resto de sus compañeros.