Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Los deseos de Luis Alfonso de Borbón de depositar el cráneo de Enrique IV en el memorial de Saint Denis han chocado con la resistencia de los Borbón-Parma

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

@font-face {"Cambria"; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 10pt; font-size: 12pt;"Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; } El 16 de diciembre de 2010 Luis Alfonso de Borbón presidió en París el acto de autentificación del cráneo de Enrique IV, que le fue entregado por tratarse del pretendiente al trono. Desde entonces, además de ponerse en duda la autenticidad de la cabeza, el duque de Anjou se ha encontrado con la dificultad de poder depositarlo en el lugar que el desea.

@font-face {"Cambria"; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 10pt; font-size: 12pt;"Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; } Según ha podido averiguar Monarquía Confidencial, el cráneo momificado del primer Borbón que reinó en Francia se encuentra en un banco situado en las proximidades de París, a la espera de que se realice una ceremonia de inhumación en el memorial de Sant Denis, donde descansan los demás restos.

Sin embargo, el proceso está ahora detenido debido a un escoyo: La familia Borbón-Parma, que posee el control del memorial, se opone a que la cabeza sea sepultada junto al resto de reyes allí inhumados.

La principal razón de esta negativa se debe a que la casa de Parma se encuentra ligada al Institut de la Maison de Bourbon, asociación que aúna a los legitimistas franceses y de la que se desligó el duque de Anjou hace unos meses cuando creó el Institut Duc d´Anjou.

Para poder ver cumplido su deseo, Luis Alfonso debe conseguir además del consentimiento del ministerio de Cultura francés, el beneplácito de los religiosos de la basílica, quienes son simpatizantes de la rama Borbón-Parma.

Todo esto se produce mientras en Francia continúa poniéndose en cuestión el que el cráneo sea verdaderamente el del monarca de Francia.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·