Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Alejandro II de Serbia hace una llamada al cese de la violencia en Kosovo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe heredero pide el cese de los disturbios y se suma a las oraciones públicas por el futuro de Serbia y por el bienestar de la población serbia de Kosovo.

La declaración unilateral de independencia por parte de Kosovo ha movilizado al príncipe heredero Alejandro II de Serbia, que desde hace años toma parte activa en los acontecimientos de su país desde su residencia del Palacio Blanco de Belgrado.

En esa línea de actuación el rompimiento del Estado Serbio con la declaración de independencia de la hasta ahora provincia de Kosovo le ha llevado a participar en numerosos actos públicos y declaraciones, así como a publicar una llamada a la no violencia. En este documento, hecho público el 17 de febrero, el príncipe se dirigió a su pueblo con las siguientes palabras: “Este es uno de los momentos más graves de la historia de nuestro pueblo, y un momento lleno de las emociones más profundas. Kosovo y Metohija están en nuestros corazones, son nuestro alma, y así lo serán para siempre. Lo que hoy está sucediendo en Kosovo no debe de ser la razón y la justificación para la violencia. Lo peor que puede sucedernos como pueblo es que comencemos a utilizar los mismos métodos que otros han estado usando durante décadas. Nuestra única posibilidad es unirnos en torno a las instituciones del Estado Serbio y tomar todas las medidas necesarias para corregir esta injusticia histórica de la que somos víctimas”.

Un día más tarde, el 18, él y su esposa la princesa Catherine asistieron a un acto religioso en el templo ortodoxo de San Sava para pedir por el bienestar de la población serbia de Kósovo, y el día 21 participaron en una concentración masiva ante el parlamento serbio, acompañando al primer ministro de Serbia, señor Vojislav Kostunica, y a numerosos ministros, arzobispos y obispos de la Iglesia Ortodoxa.

En dicho acto, que fue seguido de una oración pública en San Sava dirigida por el arzobispo metropolitano de Montenegro, padre Amfilohije, el príncipe volvió a declarar: “La violencia y el ataque a las embajadas y a las propiedades privadas extranjeras solo dañará a Serbia y enviará un mensaje erróneo por todo el mundo. Necesitamos que el mundo comprenda nuestra situación en Kosovo y lo que ello significa para nuestro pueblo serbio. No necesitamos la violencia”.

Ricardo Mateos Sáenz de Medrano