Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Noruega

El príncipe Haakon y su mujer la princesa Mette-Marit compran una isla para pasar sus vacaciones de verano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La propiedad, denominada Flatholmen, se encuentra al sur de su país, cerca de Risør, la capital veraniega de una zona conocida como “la Riviera Noruega” por su soleado clima y magníficas vistas

El príncipe heredero Haakon de Noruega y su mujer la princesa Mette-Marit han adquirido una propiedad donde poder pasar el verano. Se trata de una isla de 26.000 metros cuadrados en la costa sur de Noruega. La finca se denomina Flatholmen (isla llana en noruego) y consiste en una isla con una pequeña casa de 58 metros cuadrados –poco majestuosa pero que podrá ser ampliada y renovada o bien derribada y construida de nuevo-, un embarcadero y una playa. La electricidad se la proporcionan paneles solares.

Está a poco tiempo de navegación del centro de la ciudad de Risør, centro veraniego de la llamada “Riviera Noruega” en Sørlandet. El lugar se ha calificado como una auténtica “perla” tanto por su posición aislada y su soleado clima –en comparación con el habitual en Noruega- como por sus vistas al mar y a otras islas rocosas de la zona. Se valoró en un millón seiscientos mil dólares pero no se ha sabido cuánto pagó finalmente la real pareja, que hacía años que buscaba un lugar propio donde residir en verano.

Hace un tiempo encontraron una isla no lejos de la ciudad natal de Mette-Marit, Kristiansand. Se trataba de una finca de la cadena de televisión pública NRK, en Flekkerøya. Pero tuvieron que desistir ante la oposición de los vecinos y debido a problemas administrativos. Actualmente los príncipes Haakon y Mette-Marit se están construyendo una casa de vacaciones de invierno, que estará lista en pocos meses, en la región montañosa de Buskerud.

No hace mucho se restauró la residencia oficial de los príncipes herederos. Por su parte, los reyes Harald y Sonja de Noruega inauguraron el pasado mes de agosto su residencia veraniega en la península de Bygdoy tras una restauración que tardó seis años y costó casi diecinueve millones de euros. La villa, datada en 1733, fue la residencia favorita del rey Olav V. Además, existe el proyecto de renovar el palacio real de Oslo, cuestión que ha causado no pocas controversias debido a su elevado coste que excedería los cincuenta y tres millones de euros.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses