Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Noruega

Los reyes Harald V y Sonia de Noruega celebraron ayer en el yate real “Norge” su 40º aniversario de matrimonio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En agosto de 1968 la boda de Harald con Sonja Haraldsen, persona no perteneciente al círculo de las Familias Reales, levantó diversos movimientos de oposición por lo que se consideraba una 'méssaliance'. A pesar de las dificultades, incluidas las graves enfermedades padecidas por el soberano en los últimos años, los Reyes celebraron ayer felizmente este aniversario.

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Cuando el 29 de agosto de 1968 el entonces príncipe heredero de Noruega, Harald, contrajo matrimonio en la catedral de Oslo con Sonja Haraldsen, hija de Carl August Haraldsen y de Dagny Ulrichsen, muchas voces se levantaron contra esa boda desigual. El novio esperó nada menos que nueve años hasta que su padre, el rey Olav V, le concedió su real permiso para el enlace. Harald manifestó que se quedaría soltero si no podía casarse con Sonja.

La novia no había nacido princesa y aún no era común que los príncipes europeos, y menos aún los herederos de la Corona, contrajeran matrimonio con personas ajenas a las diversas familias soberanas que reinan o han reinado en Europa. Estos matrimonios, conocidos con el nombre de morganáticos, eran rarezas que se consignaban como tales en el Almanaque de Gotha, la “Biblia” de la realeza. Hoy en día lo extraordinario es todo lo contrario.

Durante su discurso del día de su boda, Harald agradeció tener esa esposa y dijo que era un momento inigualable después de tantos años de dificultades. A pesar de todo, agradeció a su padre su buen consejo, su influencia y su ayuda. Y agradeció a su suegra –el padre de Sonia ya había fallecido- la confianza puesta en él, prometiendo no arruinar la vida de Sonia. A ésta le dijo: “sabes mejor que nadie lo que siento, tanto ahora como en el pasado. Y mejor que nadie entiendes lo que este momento significa realmente”.

Ayer, Harald y Sonia, celebraron en el yate real “Norge” con sus hijos Marta Luisa y Haakon, con Mette-Marit y Ari Behn, y con sus nietos, las llamadas “bodas de rubí”, es decir, los cuarenta años de casados. Están realizando un crucero por el Mediterráneo y el Adriático visitando las costas de Croacia “sin un rumbo fijo”, como ha declarado el Rey. Los Reyes cumplieron ambos en 2007 sus setenta años de vida y los celebraron con un crucero por los fiordos noruegos y con un viaje de toda la familia al Caribe. Maud y Leah, hijas de la princesa Marta Luisa, que está embarazada de su tercer vástago, están en el barco, lo mismo que la princesa Ingrid y el príncipe Sverre. Coincide además el 35 cumpleaños de la princesa Mette-Marit y su 7º aniversario de bodas con el príncipe Haakon.

No es sorprendente que Harald V haya elegido la mar para celebrar este aniversario. Es un avezado marino que ha ganado medallas de bronce, plata y oro en los campeonatos del mundo de vela de 1988, 1982 y 1987, respectivamente. Y en julio de 2005 con el velero real Fram XV obtuvo la medalla de oro en los campeonatos europeos.

Harald V, rey de Noruega desde que sucedió el 17 de enero de 1991 a su padre, nació en la residencia del príncipe heredero en Skaugum, Asker, cerca de Oslo, y fue el primer heredero al trono nacido en Noruega desde que Olav IV viniera al mundo en 1370. No olvidemos que el país se desgajó de Suecia en 1905 y que el primer monarca de la nueva Noruega, Haakon VII, era un príncipe danés llamado Christian, hijo de Federico VIII de Dinamarca y perteneciente por tanto al linaje de los Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg.

Harald, que es formalmente cabeza de la Iglesia de Noruega y de las Fuerzas Armadas, ha declarado que él era una persona completamente diferente cuando se casó hace 40 años. Además de otras cosas, era extremadamente tímido, pero con la ayuda de Sonia, superó ese problema. Se considera más afortunado que su padre, que fue viudo durante todo su reinado ya que su mujer la princesa Marta de Suecia falleció en 1954, tres años antes de que él ascendiera al trono.

La reina Sonia piensa que su tarea más importante es apoyar en todo a su marido. Así lo hizo cuando el monarca tuvo que ser hospitalizado en diciembre de 2003 y en abril de 2004 debido a un cáncer de vejiga, y de abril a junio de 2005 a consecuencia de una estenosis aórtica. Además, la reina Sonia es consciente de que debe ayudar al Rey a proyectar Noruega en el mundo. Sus bodas de plata las celebraron acompañados de muchos de sus parientes regios. Esta vez han preferido un ambiente familiar más íntimo.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses