Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

Una joven griega se hace pasar por hija de Gorbachov y consigue entrar como tal en el palacio real de Mónaco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Kathryn Kechagia Aikterini llegó a Mónaco en 2007, acompañada de una ayudante, para fundar allí una filial de Cruz Verde Internacional, una organización no gubernamental fundada por Gorbachov en 1993, dedicada a la protección del medio ambiente y del entorno. La joven sólo hablaba inglés, pero eso no impidió que ninguna persona del séquito de Alberto II sospechara de su verdadera identidad. Éste, totalmente inconsciente del engaño, le rindió un homenaje como la hija del primer y último presidente de la Unión Soviética, le prometió ayudar en lo posible en la organización, e incluso se ofreció para ser el presidente de honor de la fililal monesgasca de la Cruz Verde.

La ficción puede ser surrealista en ocasiones, pero hay veces que la realidad la supera con creces. La afectada esta vez fue la Casa Real de Mónaco. Y es que, según anunció este viernes la prensa francesa, una bella muchacha griega, de 24 años, consiguió hacerse pasar por la hija del ex presidente de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov y colarse en el palacio real por expresa invitación del príncipe Alberto.

Kathryn Kechagia Aikterini llegó a Mónaco en 2007, acompañada de una ayudante, para fundar allí una filial de Cruz Verde Internacional, una organización no gubernamental fundada por Gorbachov en 1993, dedicada a la protección del medio ambiente y del entorno. La joven sólo hablaba inglés, pero eso no impidió que ninguna persona del séquito de Alberto II sospechara de su verdadera identidad. Éste, totalmente inconsciente del engaño, le rindió un homenaje como la hija del primer y último presidente de la Unión Soviética, le prometió ayudar en lo posible en la organización, e incluso se ofreció para ser el presidente de honor de la fililal monesgasca de la Cruz Verde.

La trampa ya había llegado demasiado lejos, y algo tenía que salir mal. En abril de 2008, Kechagia Aikterini fue internada por una fuerte depresión y, poco después y sin autorización de los médicos, se dirigió a Suiza. A su regreso a Mónaco, la joven tuvo que enfrentarse a una orden de extradición y fue acompañada por los polícias para que abandonara el país el pasado 2 de junio. Las autoridades rusas disiparon el mito sobre su parentesco con Gorbachov, y ahora Mónaco investiga su presunta relación con la mafia. Alberto no gana para sustos.