Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

Las cien joyas automovilísticas del príncipe Rainiero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe Rainiero, difunto padre de Alberto II de Mónaco, fue durante toda su vida un apasionado de la automoción. Una de sus grandes pasiones fueron, según destacan desde su entorno más cercano, los coches en todas sus modalidades.

Por esta razón, constituyó durante más de treinta años lo que resultó para él una de las joyas del principado: su extensa y completa colección de coches, compuesta por un centenar de ejemplares de época.

Por azar, suerte o por una simple corazonada, el príncipe Rainiero reunió y restauró todos las piezas de la colección, entre los que se encuentran los más conocidos modelos de las principales marcas europeas y estadounidenses que marcaron una época.

Inició la colección con un De Dion Bouton de 1903 y más tarde fue añadiendo otros modelos icónicos a una lista en la que destacan los siguientes ejemplares:

--Un Renault 12cv 4 cilindros Torpedo de 1911

--Un Panhard Levassor de 1913

--Un Ford T de 1924

--Un Peugeot Quadrilette de 1921

--Un Lincoln de 1928

--Un Citroën Kégresse

--Un Ford A de 1930

--Un Hispano Suiza 1928

--Un Delage de 1934

--Un Packard de 1935

La mayoría de los vehículos componen una referencia visual de la Segunda Guerra Mundial, modelos reflejados una y otra vez en imágenes de la época y en los posteriores elementos cinematográficos creados alrededor de este acontecimiento bélico.

Jeep, Ford, Dodge, GMC, por no hablar de los coches americanos de la posguerra, como un Cadillac de 1953 o un Chrysler Imperial de 1956, así como una pequeña muestra de algunos de los modelos más prestigiosos diseñados por Maserati, Jaguar, Mercedes y Rolls Royce completan una colección extraordinaria para los amantes del motor, a la que pone el toque personal algunos coches pertenecientes a la familia real monegasca.

La exposición está distribuida en cinco niveles, que fueron diseñados minuciosamente por el príncipe Rainiero, en una sala con vistas a las "Terrasses de Fontvieille".

En la actualidad, la exposición está abierta al público durante todo el año.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·