Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

Charlene Wittstock, prometida de Alberto de Mónaco, sigue los pasos de la reina Sofía al abrazar el catolicismo para su boda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Casa Real de Mónaco ha notificado, en un comunicado oficial, que Charlene Wittstock, prometida de Alberto II de Mónaco, se había convertido al catolicismo, paso imprescindible para acceder al trono del principado. Un proceso que también vivió en su día la reina Sofía.

Según el comunicado, la admisión de la sudafricana en la religión de Roma, con el consiguiente abandono del protestantismo, ha sido una elección libre y personal, por lo que podrá desposarse con el heredero al trono monegasco el próximo 2 de julio por la Iglesia católica. La pertenencia a la Iglesia Católica es un requisito legal para poder casarse con el heredero del trono, porque, al ser Mónaco país confesional católico, los titulares de la corona deben profesar esa religión. Un paso semejante protagonizó la reina de España, que había sido bautizada en la religión ortodoxa y, para su boda con don Juan Carlos, ingresó en la religión católico, por el procedimiento de recitar la profesión de fe.   Siendo princesa de Grecia, el 14 de mayo de 1962 contrajo matrimonio en Atenas con don Juan Carlos de Borbón, en una doble ceremonia, una por el rito católico y la otra por el ortodoxo.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·