Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

El príncipe Alberto de Mónaco y su novia Charlene Wittstock inseparables en Pekín

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe Alberto de Mónaco y su novia Charlene Wittstock son una de las atracciones olímpicas. Son, sin duda, la personalidad más seguida por la prensa china. Su condición de Príncipe Soberano, unida a la de miembro del COI no es nada comparable con el apoyo que, desde el primer momento, dio a la cita olímpica en contra de los que pedían un boicot, al menos en la ceremonia inaugural. Su apoyo es ahora premiado por el gobierno que ha hecho de su noviazgo con Charlene Wittstock, todo un culebrón que tiene a los chinos encantados.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Fue el primero en llegar, el 4 de agosto, entre los miembros de la realeza, que además lo son del Comité Olímpico Internacional. También el primero en confirmar su asistencia, a lla por 2007, sobre todo cuando el presidente francés -que el viernes asistió finalmente- comentaba públicamente que no asistiría. Por eso no tiene nada de particular que la prensa china siga los pasos del príncipe Alberto como si fuese un príncipe chino. Todo un despliegue.

Además de seguir, desde un lugar destacado, la ceremonia de inauguración Alberto II se ha desplazado a otras sedes como la de Hong Kong, para asistir a las pruebas de hípica, y a la de Qingdao, para presenciar las regatas. Pero el Príncipe no va solo a ningún lado. Su actual novia, la nadadora sudafricana Charlene Wittstock, no se pierde una prueba y ya es en China tan popular como su 'novio'.

La prensa china vive cada acto del Príncipe y su novia como si fuera un culebrón de sobremesa. Se saben sus andanzas -y las de Alberto II son unas pocas- desde niños. Hay imágenes en televisión todos los días. Y algunas cadenas ya especulan abiertamente con lo estupendo que sería que el soberano monegasco anunciara aquí su compromiso "¿Qué mejor sitio?"