Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Luxemburgo

Enrique I, en boca de todos en Luxemburgo por su negativa a firmar la ley de la eutanasia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"Le Soir Magazine" trata de averiguar qué hizo que el Gran Duque se decidiese a no sancionar la ley que permitiría la eutanasia en su país. Para algunos, la decisión de Enrique I podría haber sido una jugada de éste para "desenpolvar y reforzar la Institución y dar una imagen de estar por encima de los partidos". Otros, sin embargo, seguirían pensando que el Gran Duque habría estado influenciado, bien por su familia o bien por la Iglesia. Ayer mismo, el papa Benedicto XVI pidió a los parlamentarios luxemburgueses que no aprobasen la ley.

En un extenso reportaje, "Le Soir Magazine" trata de averiguar qué hizo que el Gran Duque Enrique I de Luxemburgo se decidiese a no sancionar la ley que permitiría la eutanasia en su país.

El enviado especial Pierre de Vuyst recuerda que el padre de Enrique I, el Gran Duque Juan, se enfrentó con un dilema similar en 1978, cuando se vio obligado a firmar la ley sobre el aborto. Juan, dice De Vuyst, "estaba totalmente en contra pero, respetuoso con la voluntad popular, sancionó la ley con su rúbrica".

De Vuyst tampoco pasa por alto la decisión de Marie-Adélaïde, tía abuela de Enrique I, de negarse a firmar una ley que negociaba el papel de la Iglesia en la enseñanza, acción que supuso su abdicación en favor de su hermana.

Claude Wolff, redactora jefa del semanario "La revue", califica a los actuales Grandes Duques en "Le Soir Magazine" como "mucho más abiertos, más modernos, más jóvenes y más próximos al pueblo", de ahí que sorprenda que Enrique I se haya metido en asuntos del Gobierno, como muchos de sus súbditos piensan.

Para algunos, según aclara "Le Soir Magazine", la decisión de Enrique I de no sancionar la ley de la eutanasia podría haber sido una jugada de éste para "desenpolvar y reforzar la Institución y dar una imagen de estar por encima de los partidos". Otros, sin embargo, seguirían pensando que el Gran Duque habría estado influenciado, bien por su familia o bien por la Iglesia.

Ayer mismo, el Papa expresó su "preocupación" por la ley que debate el Parlamento para despenalizar la eutanasia, pidió a los parlamentarios que no la aprueben y advirtió de que "la decisión deliberada de privar a un ser humano de la vida es siempre malvada y jamás puede ser lícita".