Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Japón

La princesa Masako dice en su 46 cumpleaños que lucha por salir de la depresión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La princesa Masako, esposa del heredero al Trono japonés, cumplió ayer 46 años y por ese motivo afirmó en un excepcional comunicado que seguirá haciendo esfuerzos para recuperar la salud, tras llevar seis años aquejada de una depresión. "Bajo la dirección de mi médico, he estado haciendo todo lo posible, paso a paso, para recuperar la salud", indicó la esposa del príncipe Naruhito en unas declaraciones distribuidas por la Agencia de la Casa Imperial con motivo de su onomástica.

No obstante, a diferencia de ocasiones anteriores, los médicos que atienden a Masako, conocida como "la princesa triste", no divulgaron un comunicado separado para referirse a su estado de salud. "Hemos tardado más de lo normal en preparar la declaración porque hemos querido dar explicaciones de una forma que sea fácil de entender", fue el comentario de un portavoz de la Casa del Príncipe citado por la agencia de noticias japonesa Kyodo.

La esposa del príncipe Naruhito se encuentra desde julio de 2004 bajo tratamiento médico por un trastorno adaptativo con síntomas de ansiedad y depresión, achacado por los medios a la dureza de la vida en Palacio y a su imposibilidad de concebir un heredero varón. En diciembre del 2003 se alejó de la mayoría de sus compromisos oficiales debido a su enfermedad aunque en los últimos tiempos Masako ha participado en algunos actos organizados por la Casa Imperial.

En noviembre del 2008 participó en la ceremonia de bienvenida a los reyes de España, don Juan Carlos I y doña Sofía, por primera vez en cinco años, aunque sigue bastante apartada de los actos de protocolo y lleva años sin acompañar a su marido en sus viajes oficiales al extranjero. "Quiero continuar con mis esfuerzos para recuperarme con la ayuda de las personas que me rodean", apuntó Masako, que sólo tiene una hija, Aiko, de ocho años, con Naruhito.

Masako se confesó además "feliz" de ver crecer a su hija y expresó su "agradecimiento" a sus suegros, el emperador Akihito y la emperatriz Michiko, por haberla "cuidado siempre", así como a su esposo por su "aliento y apoyo" diario. La princesa japonesa mostró además su satisfacción de haber podido "asistir a una serie de ceremonias" oficiales cuando su salud se lo ha permitido, en alusión a las celebraciones este año de las dos décadas de Akihito en el Trono del Crisantemo y de sus bodas de oro con Michiko.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·