Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Japón

La emperatriz Michiko ha sido diagnosticada de un reflujo gastro-esofágico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La enfermedad que padece podría motivar que redujera drásticamente sus obligaciones oficiales

La emperatriz Michiko de Japón, de 73 años, ha sido diagnosticada de reflujo gastro-esofágico, una enfermedad consistente en que el contenido ácido del estómago regurgita desde éste hacia el esófago. Tras algunos años de tos y dolores en el pecho y espalda, en enero pasado se confirmó la presencia del citado reflujo mediante la realización de una endoscopia gástrica. La emperatriz nipona está siendo medicada para reducir la acidez gástrica y, por tanto, la sensación de ardor estomacal. De momento parece que no ha sufrido lesiones esofágicas

Esta situación podría obligar a reducir el programa de actividades de la soberana ya que está comprobado que el estrés es una de las causas de exacerbación de este problema de salud. En el caso de Japón, se ha llegado a decir que uno de sus factores causantes es el excesivo ceñido de la faja del kimono.

Por otra parte, se supo el mes de febrero que el emperador Akhito, que tiene la misma edad que su esposa, está sufriendo signos de una osteoporosis precoz. El médico jefe del Palacio Imperial, doctor Ichiro Kanazawa dijo que recomendaría al monarca que redujera su carga de trabajo para prevenir cualquier problema futuro. Como es sabido el papel de la pareja imperial es meramente ceremonial y constitucionalmente no pueden participar activamente en política.

La emperatriz, primera mujer no perteneciente a la nobleza que se convirtió en esposa de un miembro de la Familia Imperial de Japón, es la princesa japonesa que más ha viajado por el mundo. Cuando era princesa heredera realizó visitas oficiales con su marido a 37 países. A lo largo de su vida ha demostrado un acusado sentido del deber lo que la hace especialmente popular en su país.

Sus deberes oficiales, además de la visitas a otros países, incluyen la asistencia a todo tipo de eventos y ceremonias dentro y fuera del palacio imperial. Durante el año 2007 tuvo más de 300 reuniones. Participa además en actos religiosos con el emperador, como visitas a lugares santos y mausoleos imperiales. Además, visita instalaciones sociales, benéficas y culturales con asiduidad. Una de sus funciones más importantes es la cosecha anual ceremonial de gusanos de seda en la granja de sericultura del palacio imperial. Desde 1994 una parte de la producción de seda es donada por ella a un almacén en Nara. Aunque esta parte de su actividad oficial pudiera parecer insólita la producción y la cosecha de la seda como parte de sus deberes ceremoniales está vinculada al sintoísmo y a la tradición cultural japonesa.

Amadeo-Martín Rey y Cabieses