Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Japón

Se han conocido al desclasificarse un documento diplomático

Las dudas que tuvo el Reino Unido ante el funeral del emperador Hirohito

El gobierno de Margaret Thatcher debatió qué representación enviaba a la exequias debido a la participación del fallecido en la IIª Guerra Mundial al lado de Hitler

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El funeral que se celebró en Japón en 1989 a la muerte del emperador Hirohito atrajo a personalidades y miembros de casas reales de todo el mundo. Reino Unido envió al ministro de Asuntos Exteriores y a Felipe de Edimburgo, consorte de la reina Isabel, en una decisión que ahora se ha sabido que fue muy debatida por el gobierno británico.

Funeral del emperador Hirohito, en 1989. Funeral del emperador Hirohito, en 1989.

Un documento diplomático desclasificado ha revelado que en el gabinete de la primera ministro Margaret Thatcher hubo una fuerte discusión por ver quién representaba a su país en las exequias por Hirohito.

Según ese documento, las autoridades británicas eran conscientes de que el asunto tenía que manejarse con mucho cuidado y sensibilidad. La razón había que buscarla en la IIª Guerra Mundial.

Y es que Hirohito fue emperador en los años en que Japón formó el Eje con la Alemania nazi de Hitler y la Italia fascista de Mussolini. El gobierno de Thatcher tenía esto presente, al prever que no se podían obviar los “fuertes sentimientos negativos” de los británicos, que sufrieron el acoso del Eje durante la guerra.

Todo partió de un informe de un funcionario del ejecutivo británico, que advertía de la condición de salud crítica que tenía el emperador Hirohito en 1988. El gabinete de Thatcher no sabía bien cómo manejar la animadversión que los ciudadanos todavía sentían en general por los japoneses, después de las historias sobre el trato inhumano a los prisioneros durante la guerra mundial.

Al final, Reino Unido decidió enviar una representación importante pero no del máximo nivel al funeral del emperador. Acudieron Felipe de Edimburgo, el marido de la reina Isabel II, y con él Geoffrey Howe, ministro de Asuntos Exteriores, a dar el último adiós a Hirohito, que fue sucedido por el ahora emperador Akihito.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·