Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Holanda

El primer ministro holandés da marcha atrás y decide investigar las cuentas de la Familia Real

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, ha decidido investigar las cuentas de la monarquía holandesa y ha anunciado la creación un grupo de trabajo especial para auditar los presupuestos de la monarquía y hallar posibles partidas ocultas. El objetivo es que, en 2010, todo ciudadano holandés pueda consultar en qué se gasta cada uno de sus euros su Familia Real.

Han sido necesarios varios escándalos para que el Primer Ministro diera marcha atrás y decidiera investigar las cuentas de la familia real. Primero fueron los gastos del yate real, De Groene Draeck (El dragón verde), que se multiplicaron un 300% en los últimos años y superan los 300.000 euros. Luego se supo que las cuentas se habían disparado, además de por falta de control, porque el mantenimiento del buque era costeado, al margen deñ presupuesto 'oficial' por el Ministerio de Defensa.

Meses después estalló el asunto de los vuelos reales.Aunque el Gobierno declaró que éstos se habían dedicado 275.000 euros al erario público, días después se conoció, gracias a la paetición de informes de la oposición, que, en realidad, habían superado el millón de euros, con el alquiler de jets privados incluido.

Así las cosas con los barcos y los vuelos, el Primer Ministro no tuvo más remedio que rectificar su negativa anterior y aceptar investigar las cuentas reales. Esta semana anunció la creación de un grupo de trabajo especial para auditar los presupuestos de la monarquía y hallar posibles partidas ocultas.

Los diarios y comentaristas políticos han recordado que la reina Beatriz recibió de los presupuestos 750.000 euros en 2007, y el príncipe Guillermo Alejandro y su esposa, la princesa Máxima, 227.000 euros cada uno. Pero también han recordado que permanecen sin contabilizar muchos millones de euros derivados del transporte, la seguridad, los gastos domésticos de la familia regia y el mantenimiento del palacio real. Todos estos gastos -cuya primera estimación se acerca a los 114 millones de euros en 2006, un 36% más que cuatro años antes- eran sufragados hasta ahora por diferentes ministerios, para aligerar oficialmente el peso de las cuentas reales.

La opinión pública, mayoritariamente monárquica -una encuesta llevada a cabo hace tan sólo un mes mostraba que un 85 por ciento de los holandeses  apoyaban a la monarquía- pide sin embargo que las partidas ministeriales destinadas a la Casa Real sean conocidas y que, en su caso, el coste real de la Familia sea hecho público para evitar escándalos o, en su caso, que estos sean corregidos.