Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

También tuvieron varias semanas “en blanco”

Un verano no tan atípico: los reyes mantienen los mismos actos oficiales que en 2015

Pese a las críticas por estar “desaparecidos”, la agenda pública en julio y agosto ha sido muy similar a la del año pasado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El calendario político que se ha ido dando después de las elecciones generales del 26 de junio ha trastocado la actualidad a lo largo de este verano. También ha condicionado la actividad pública y las vacaciones de la familia real, que sin embargo no ha reducido su agenda oficial.

Felipe VI entrega los trofeos de la Copa del Rey de Vela. Felipe VI entrega los trofeos de la Copa del Rey de Vela.

“Hay que adaptarse a lo que vaya ocurriendo, que es lo que toca”: así explicó el rey Felipe, durante el posado ante los medios de comunicación en el Palacio de Marivent, cuál iba a ser la agenda en las siguientes semanas.

En ese mismo posado definió las vacaciones de este verano como “atípicas”. En primer lugar, porque estuvieron a expensas de lo que ocurriera en el plano político, ya que incluso se barajaban las primeras semanas de agosto para celebrar el debate de investidura del presidente del Gobierno.

Finalmente el rey propuso a Mariano Rajoy, pero este estuvo semanas negociando el acuerdo con Ciudadanos, por lo que los reyes y sus hijas pudieron viajar a Palma de Mallorca, donde estuvieron con los reyes eméritos, con la infanta Elena y sus hijos y con los hijos de la infanta Cristina.

23 actos oficiales en verano

Sin embargo, un análisis de la agenda de la familia real permite concluir que el verano, si se circunscribe a los meses de julio y agosto, ha sido muy similar en el este 2016 respecto al año pasado.

De hecho, tal y como ha podido comprobar Monarquía Confidencial, la Casa Real tiene registrados el mismo número de actos oficiales los dos años: 23 en total entre julio y agosto, tanto en 2016 como en 2015.

Durante el mes de julio, la agenda de actos fue similar en algunos puntos. Los dos veranos Felipe VI ha acudido a Barcelona a entregar los despachos a los nuevos jueces que salen de la Escuela Judicial; y los dos años, durante el mes de julio, ha presidido también las ceremonias de entrega de reales despachos militares en distintas academias de Tierra, Aire y Armada.

Además, si este mes de julio el rey hizo de anfitrión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su viaje a España, hace un año por esas mismas fechas recibió la visita de Estado del presidente peruano Ollanta Humala.

Este año, después de despedir a la delegación española que viajó a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, los reyes volaron a Palma de Mallorca. Allí su actividad oficial duró una semana, y repitió los mismos actos: la recepción a las autoridades y a representantes de la sociedad balear en el Palacio de la Almudaina -con la reina Sofía- y la entrega de trofeos de la Copa del Rey de Vela, que las dos veces asumió el rey en solitario.

Llama la atención que en la web de la Casa Real, Zarzuela este año no incluya como acto oficial el posado junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía en los jardines del Palacio de Marivent, algo que sí aparece en 2015.

El año pasado, igual que este, en torno al 7 u 8 de agosto la agenda oficial de la familia real se quedó en blanco hasta final del mes.

Audiencias distintas

En lo que sí ha cambiado más la actividad del rey, concretamente, un verano respecto al otro es en el capítulo de audiencias. Ha repetido las tradicionales reuniones en Palma de Mallorca a los presidentes de Baleares, del Parlamento balear y del Consejo Insular de Mallorca y al alcalde de Palma.

Sin embargo, la ronda de consultas que celebró a finales de julio monopolizó la agenda de Felipe VI esos días. Por Zarzuela pasaron los presidentes del Congreso y del Senado, y después la larga lista de representantes de los grupos políticos con representación en las Cortes.

Por contra, en 2015 el mes de julio don Felipe recibió en el Palacio de la Zarzuela a los presidentes de las comunidades autónomas -a todos menos al vasco Íñigo Urkullu-, muchos de los cuales habían sido elegidos tras las recientes elecciones autonómicas, así como a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Y mientras el año pasado sí hubo un despacho con el presidente del Gobierno en el Palacio de Marivent, este año la imagen no se repitió: don Felipe interrumpió un día sus vacaciones en Baleares para volver a Madrid y despachar con Mariano Rajoy en Zarzuela.


·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·