Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Funeral de Estado en La Almudena

El último adiós del rey a Adolfo Suárez

Don Juan Carlos y el príncipe lucieron la insignia del Toisón de Oro, que también le fue concedida al presidente de la Transición. La infanta Elena no asistió

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ayer se celebró el funeral de Estado de Adolfo Suárez, fallecido el 23 de marzo. La ceremonia religiosa estuvo presidida por los reyes, que asistieron acompañados por los príncipes de Asturias. 


El rey y Adolfo Suárez Illana, en el funeral de Estado del presidente. El rey y Adolfo Suárez Illana, en el funeral de Estado del presidente.

A las 19 horas don Juan Carlos, junto a la reina, don Felipe y doña Letizia, entraba a la Catedral de La Almudena para despedir al que fuese el primer presidente de la democracia española.

El monarca reapareció visiblemente recuperado de sus últimas operaciones médicas. Apoyado en su ya habitual bastón, el rey caminó sin dificultad en su recorrido hacia el altar, donde tomó posición junto al resto de la familia real.

Pero la mejora física de don Juan Carlos se vio eclipsada por su estado emocional. El monarca se mostró visiblemente afectado en su última despedida al que fuese su “amigo leal y colaborador excepcional”, como definió a Suárez tras su muerte.

Rostro compungido

La tristeza del rey por el fallecimiento del presidente de la Transición ha sido evidente durante estos días. Ayer, el aspecto de don Juan Carlos volvió a reflejar la dureza del momento.

El monarca permaneció con el rostro compungido durante todo el transcurso de la ceremonia, llegando incluso a agachar la cabeza en varias ocasiones ante la imposibilidad de poder contener la emoción por despedir a Suárez.

El rey y Felipe lucieron el Toisón de Oro

Don Juan Carlos y el príncipe de Asturias, vestidos de negro riguroso, lucieron en la solapa de su chaqueta la insignia de la Orden del Toisón de Oro.

Esta condecoración otorgada a ambos también fue concedida al presidente de la Transición en 2007, y el rey se la entregó un año después en un encuentro celebrado en la residencia madrileña del duque de Suárez.

Ausencia de doña Elena

A la ceremonia, además de asistir la familia real, también acudió un elevado elenco de representantes institucionales. Entre ellos, las principales autoridades del Estado, los tres ex presidentes del Gobierno y más de quince personalidades internacionales.

La única ausencia notable en el funeral de Estado de Adolfo Suárez fue la de doña Elena. La infanta no acudió a la última despedida del presidente de la Transición, pero sí estuvo presente en la Capilla Ardiente instalada hace unos días en el Congreso de los Diputados.

El motivo por el que la hija de los reyes no asistió a esta ceremonia religiosa fue su presencia, ese mismo día, en el funeral de la madre de su ex marido Jaime de Marichalar, Concepción Sáenz de Tejada, celebrada en la parroquia de San Francisco de Borja de Madrid.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·