Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Así se tramita la renuncia de la infanta Cristina a sus derechos dinásticos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La infanta baraja renunciar a sus derechos dinásticos con el fin de solucionar los dos problemas que atraviesa hoy en día: seguir al lado de su marido, imputado en el caso Nóos, sin perjudicar la imagen de la casa real. ¿Qué posibilidades tendría la hija menor del rey?

Expertos en legislación referente a la Corona han explicado a Monarquía Confidencial en qué consiste el proceso a seguir por la infanta Cristina para renunciar a sus derechos sucesorios.

En primer lugar, aclaran que doña Cristina en ningún caso perdería su estatus de infanta, ya que es un título inherente a su persona por su calidad de hija de rey.

Concretamente, en el Artículo 3.1 del primer capítulo (de la Real Familia) del Real Decreto 1368/1987, de 6 de noviembre, sobre régimen de títulos, tratamientos y honores de la Familia Real y de los Regentes, se especifica el tratamiento a los hijos o hijas de reyes que no son el heredero directo al trono:

"Los hijos del Rey que no tengan la condición de Príncipe o Princesa de Asturias y los hijos de este Príncipe o princesa serán infantes de España y recibirán el tratamiento de Alteza Real. Sus consortes, mientras lo sean o permanezcan viudos, tendrán el tratamiento y honores que el Rey, por vía de gracia, les conceda en uso de la facultad que le atribuye el apartado f) del artículo 62 de la Constitución".

No obstante, aunque la duquesa de Palma no perderá su calidad de infanta de España, sí que puede renunciar a su posición en la línea de sucesión al trono, la séptima detrás de la familia del Príncipe de Asturias y la de la infanta Elena. En ese caso, sus cuatro hijos perderían también sus derechos sucesorios.

Iñaki Urdangarín, por tanto, continuaría en todo momento siendo tratado con los privilegios de Ilustrísimo Señor, tratamiento otorgado automática por ser yerno de don Juan Carlos.

Según explica a MC Antonio Torres del Moral, Catedrático de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la UNED, aunque no exista una regulación legislativa concreta para este caso, si la infanta decidiera renunciar a sus derechos, el protocolo a seguir sería el siguiente:

-- El primer lugar debería emitir un escrito al rey y a las Cortes en el que formulase su intención de renunciar a dichos derechos.

-- En segundo lugar, el presidente de las Cortes debería convocar a las dos cámaras para aprobar o denegar la petición. En el caso de que no coincida con una sesión en los días cercanos al primer trámite, se convocaría un pleno extraordinario.

Normalmente, las Cortes suelen aceptar la solicitud de renuncia de derechos, sean los que sean, de cualquier ciudadano.

El proceso tardaría en finalizarse entre 20 o 30 días. Tiempo más que suficiente para que la infanta Cristina pudiera renunciar a sus derechos dinásticos antes de que se celebrase el juicio de su esposo, previsto para dentro de un año y medio.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·