Sábado 21/01/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Compartió mesa con una treintena de comensales

El rey almorzó con su promoción del Ejército de Tierra en vísperas de Navidad

Felipe VI acudió a este encuentro dentro de sus actividades privadas: la cita no estaba incluida en el calendario oficial de La Zarzuela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey Felipe VI asistió a un almuerzo privado con sus compañeros de promoción del Ejército de Tierra semanas antes de la Navidad. Una comida que no estaba incluida en el calendario oficial de la Casa del Rey.

El rey, durante la celebración del 25º aniversario de su promoción de la Academia Militar de Zaragoza. El rey, durante la celebración del 25º aniversario de su promoción de la Academia Militar de Zaragoza.

Desde hace años, el monarca suele celebrar reuniones informales, sobre todo comidas, con los miembros de las tres promociones del Ejército con las que coincidió en las academias de Zaragoza, Marín y San Javier, la mayoría de ellos ya con el grado de coronel.

La cercanía de las fechas navideñas suele ser momento propicio para convocar encuentros amistosos y familiares. Proliferan las reuniones y comidas con amigos, familiares, compañeros de trabajo y viejos conocidos. Estos encuentros se están convirtiendo, cada vez con mayor frecuencia, en una costumbre muy arraigada en España de las que todos, en mayor o menor medida, hacen uso.

El rey Felipe VI no ha sido ajeno a esta circunstancia. Según ha sabido El Confidencial Digital , en las semanas previas a las fiestas navideñas y de fin de año, quiso reunirse con compañeros de la Academia General Militar.

La cita fue a finales de octubre, y los invitados eran todos los integrantes de su promoción del Ejército de Tierra.

Felipe VI fue quien envió las invitaciones a cada uno de los comensales, que sumaban alrededor de unos 30. Según fuentes de los asistentes, el rey, como suele ser habitual, se mostró cercano y amigable con sus compañeros de promoción

Tal y como ha podido saber ECD, el almuerzo se desarrolló en un restaurante de la Comunidad de Madrid.

Fuentes extraoficiales cuentan a este confidencial que la reserva se realizó con al menos dos semanas de antelación, sin que se citara el nombre de Felipe VI, para aproximadamente una treintena de comensales.

Personas que presenciaron la llegada del rey destacan que la indumentaria era informal, de día festivo o fin de semana.

En el propio restaurante, los trabajadores desconocían que el rey Don Felipe comería en su comedor porque no hubo advertencia previa. Algunos destacan que “la normalidad del monarca al cruzar la puerta, sin ningún protocolo, hizo que los que allí trabajábamos siguiéramos con nuestros cometidos”.

Durante la comida la normalidad fue absoluta, lo mismo que el ambiente de camaradería entre todos los asistentes.

Al finalizar, Felipe VI agradeció al personal del establecimiento el trato recibido.