Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Última Corrida de la Beneficencia como monarca

Una ovación al rey de más de un minuto enmudece el himno nacional en Las Ventas

Don Juan Carlos compartió confidencias con Ignacio González y el ministro Wert, charló con los toreros en el palco tras el festejo, gritos de que “Felipe VI continúe apoyando la Fiesta”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Eran las siete y dos minutos de una calurosa tarde en Madrid. Pero en la plaza de Las Ventas ocurre algo inusual. El público acostumbra a escuchar de pie y en silencio el himno nacional cuando el rey preside el festejo. Pero este miércoles no era un día cualquiera: era la última corrida de la Beneficencia de don Juan Carlos como monarca. Los acordes del himno quedaron enmudecidos por una atronador ovación al rey.

El rey Juan Carlos recibe una ovación en la plaza de toros de Las Ventas. El rey Juan Carlos recibe una ovación en la plaza de toros de Las Ventas.

El rey apareció en el palco real y la banda de la plaza comenzó a interpretar el himno nacional, como siempre que don Juan Carlos preside el festejo desde el palco.

Sin embargo, apenas se escucharon los primeros compases ya que los espectadores de todos los tendidos puestos en pie irrumpieron en un fuerte aplauso al monarca.

La ovación se extendió más de un minuto, el mismo tiempo que estuvo sonando el himno de España, tras el cual los tendidos acrecentaron los aplausos, mientras que el rey, visiblemente emocionado, saludaba de forma simbólica con la mano a todos los presentes.

Tras el himno, una voz desde el tendido exclamó “¡Viva el Rey y Viva España!”, proclama que repitió al unísono toda la plaza en reconocimiento a don Juan Carlos como una figura clave en la defensa y promoción de la cultura taurina en España.

Unos gritos que se repitieron hasta en siete ocasiones a lo largo de la tarde, acompañado de otro que decía: “Que Felipe VI continué apoyando la fiesta”. Y algún otro de "Viva Urdangarín", que recibió una sonora pitada de los aficionados.

Estas son algunas de las anécdotas que dejó la presencia del rey este miércoles en el palco real de Las Ventas durante la Corrida de la Beneficencia:

-- Se mantuvo sentado toda la corrida: Le acompañaron el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, la alcaldesa Ana Botella, y la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes. Ellos si se levantaron varias veces entre la lidia de cada toro.

-- Se le vio vibrar con Iván Fandiño: Aplaudió la oreja de Fandiño en su segundo toro -el quinto de la tarde-, y asintió con la cabeza desde el palco real. Cuando pasó por su terreno en la vuelta al ruedo con la oreja conquistada, el monarca no dejaba de aplaudir con fuerza y realizó el gesto de apretar los puños como señal de cariño y victoria.

-- Se sobresaltó con un pisotón a El Juli de su segundo toro, el cuarto de la tarde. Le sorprendieron las protestas contra el torero desde el tendido 7, el más crítico de la plaza, a pesar de haberse llevado una oreja en el toro que abrió la tarde. Se le vio comentarlo con el ministro Wert.

-- Ignacio González y el rey charlaban continuamente durante la faena: Compartió confidencias constantes con el presidente de la Comunidad de Madrid. El jefe del Ejecutivo madrileño casi no le dejó seguir con atención el desarrollo de la corrida. En alguna ocasión, se sumó también a la conversación el ministro de Educación, José Ignacio Wert.

-- Iván Fandiño no brindó ningún toro al rey:  El torero vasco explicó sus motivos: “Son pequeñas opiniones... Agradecer su apoyo a la Fiesta. Si él no se lo merece hoy, tampoco para nadie”. Alejandro Talavante  le dedicó un brindis en corto y por derecho al rey. “¡Va por usted, Don Juan Carlos!”. Algo más profundo fue el de El Juli en el toro que abrió la tarde. “Su Majestad: por ayer, por hoy y por siempre. Por apoyar nuestra Fiesta y dignificarnos con su presencia”.

-- El palco estaba engalanado para la ocasión con flores y guirnaldas y un gran escudo nacional.

-- El monarca sonrió en todo momento a los numerosos aficionados que le hacían fotos desde el tendido.

-- Si el cartel ya de por sí había despertado un enorme interés, la presencia del rey llevó a decenas de medios a acreditarse a última hora. La expectación era máxima.

-- Entre las caras conocidas que presenciaron la corrida en directo destacan Adolfo Suárez Illana, con buen aspecto tras sus recientes operaciones de cáncer de cuello. Disfrutó del festejo al lado de María Dolores de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro. Ángel Villamor, el cirujano del rey, y Esperanza Aguirre, fueron otros de los presentes en la despedida al monarca.

-- Al concluir el festejo, don Juan Carlos recibió a los tres espadas (El Juli, Iván Fandiño y Alejandro Talavante) y al ganadero de Alcurrucén, José Luis Lozano, en una recepción privada en el Palco Real de Las Ventas.

-- Cientos de ciudadanos aguardaron la salida del rey por la Puerta de Autoridades. El público esperó de pie la retirada de los diestros y sus cuadrillas del ruedo. Don Juan Carlos fue despedido del palco con otra atronadora ovación de más de un minuto. Tuvo que volver a salir a saludar ante la insistencia en los aplausos de los aficionados.

El rey, gran apasionado de la lidia, ha presidido en bastantes ocasiones a lo largo de los últimos años la Corrida Extraordinaria de la Beneficencia y siempre desde el palco real. Aunque acostumbra también en otras ocasiones a asistir a las corridas de San Isidro en Las Ventas desde la barrera.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·