Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El rey ha intensificado una modalidad de desplazamientos, los “viajes de trabajo”: visitas al exterior con objetivos económicos y de política internacional

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En las últimas semanas, don Juan Carlos ha multiplicado una modalidad de salidas al exterior que tiene como objetivo inmediato realizar gestiones concretas y rápidas que tienen que ver con intereses empresariales o de política internacional.

El perfil de estas salidas es común, con estas características:

-Visitas de muy corta duración. A veces incluso de un día.

-Finalidad muy concreta: abrir mercados a las empresas españolas en unos casos, intercambios internacionales en otros.

-Aunque sí es un viaje “oficial”, porque lo hace como Jefe del Estado, no son viajes de Estado como tales, y por tanto no hay que cumplir tantas exigencias de protocolo y formalidades oficiales.

-Por todos esos motivos, son salidas que don Juan Carlos hace en solitario, es decir, sin la presencia de la reina doña Sofía.

Fuentes cercanas a La Zarzuela consultadas por Monarquía Confidencial explican que se trata de una modalidad de desplazamientos muy operativa, porque no requiere mucho tiempo de preparación ni organizar demasiado aparato. En esas fuentes no dudan en llamarles “viajes de trabajo”, es decir, con un objetivo muy concreto en la agenda.

Tres salidas

Dentro de esa ofensiva de “trabajo exterior”, y con dicha modalidad de “viajes de trabajo”, hay que situar los siguientes desplazamientos de don Juan Carlos: el reciente viaje a cuatro de las monarquías del Golfo Pérsico, la visita a Berlín de la semana pasada, y la que realizará esta semana a Moscú.

En cuanto a los perfiles y contenidos de estos tres “viajes de trabajo”, las fuentes consultadas por Monarquía Confidencial lo explican así:

-A los emiratos árabes. Un viaje económico. El objetivo era abrir puertas a los empresarios españoles. Una delegación le acompañó en los cuatro países visitas. La agenda fue la misma en todos: llegada, cena con el respectivo jefe del Estado, al día siguiente foro empresarial (al que asiste el ministro local correspondiente) con discurso del rey, almuerzo, y salida para el siguiente país.

-Visita Berlín. Viaje con contenido político. Al llegar, esa tarde hubo una cena con el presidente alemán Kohler, y al día siguiente un almuerzo con Angela Merkel. Los alemanes estaban interesados en hablar con el rey, con la vista puesta en la cumbre Unión Europea-América Latina, y puesto que Alemania ostenta la presidencia de la UE. Además, el rey acaba de estar con los países árabes del Golfo y puede haber asuntos de interés para ellos. Existen cuestiones en marcha, como puede ser el Eurfighter. (Las fuentes consultadas argumentan que don Juan Carlos acababa de visitar París para entrevistarse con Sarkozy, y parecía conveniente un trato semejante con Alemania).

-Viaje a Rusia. Acaba de anunciarse oficialmente, para esta semana. En aquél país ha habido cambios políticos destacados, como la elección de nuevo presidente, y a España le interesa estar allí. Nuestro país es uno de los primeros que viaja a Moscú tras ese relevo, aprovechando que don Juan Carlos tiene muy buena relación con Putin.

La ausencia de la reina

En cuanto a la no presencia de doña Sofía en estos “viajes de trabajo” de don Juan Carlos, las fuentes cercanas a La Zarzuela insisten en que, al tratarse de desplazamientos rápidos, sin un programa de actos paralelos como sí los hay en viajes de Estado, no es necesaria la presencia de la reina.

Dado el programa de esas visitas rápidas, no hay actividad para doña Sofía, ni protocolariamente se exige que viaje la esposa del jefe del Estado.