Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Hablan de “declaraciones de guerra”

Los independentistas analizan el discurso del rey y lo comparan con los de Felipe IV y V

La asociación Memorial 1714 constata que los tres monarcas hablaron de “incumplimiento de la ley” en Cataluña y de “fractura de la sociedad catalana”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La asociación independentista Memorial 1714 ha analizado el discurso de Felipe VI sobre Cataluña, comparándolo con los que dieron Felipe IV y Felipe V, concluyendo que los tres reyes hablaron de “incumplimiento de la ley” en Cataluña y de “fractura de la sociedad catalana”.

Felipe VI pronuncia su discurso. Felipe VI pronuncia su discurso.

“Tres épocas históricas, tres reyes, tres declaraciones de guerra, pero siempre el mismo pueblo”, es la conclusión a la que llega la asociación independentista Memorial 1714, tras analizar detenidamente los tres discursos de Felipe IV, Felipe V y Felipe VI sobre Cataluña.

Felipe IV declaró el 27 de septiembre de 1640 en Madrid que entraría con el ejército en Cataluña, tras la rebelión del pueblo catalán contra la monarquía hispánica:

“Hace saber a todos generalmente, y en particular a los naturales del Principado de Cataluña, y Condados de Rosellon, y Cerdaña… la inconsideracion con que proceden algunos naturales de los Principados de Cataluña, y Condados de Rosellon, y Cerdaña: con los excessos que han cometido contra la Justicia en la Ciudad de Barcelona, algunos inquietos…ha resuelto entrar con exercito formado a poner en respecto, y libertad la Justicia: porque los buenos no padezcan la opresion en que se hallan…”.

Por su parte, el 15 de marzo de 1706, el rey Felipe V también explicó en un discurso en Calpe los motivos por los que había decidido entrar en persona con su ejército en Cataluña, con motivo de la Guerra de Sucesión Española que terminó con el asalto final de las tropas borbónicas sobre Barcelona el 11 de septiembre de 1714:

“Considerando que las presentes turbaciones del Principado de Cataluña han sido nacidas, más del engaño que se ha procurado introducir en sus naturales, y de la violencia con que se les ha obligado a incluirse en ellas, que de la voluntad propia… Asistido de tantas circunstancias es Justo, y conveniente para su propia conservacion, seguridad, y sosiego… es el que principalmente me mueve â que, sin reservas, mi persona aplique todas mis fuerza por su defensa”.

Y finalmente, Felipe VI ofreció un mensaje televisado para toda España el 3 de octubre de 2017, desde el Palacio de la Zarzuela de Madrid, tras la celebración del referéndum en Cataluña por su independencia dos días antes, el 1 de octubre:

“Quiero dirigirme directamente a todos los españoles. Todos hemos sido testigos de los hechos que se han producido en Cataluña con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada ilegalmente la independencia de Cataluña… y han socavado la armonía y la propia convivencia en la propia sociedad catalana, llegando, desgraciadamente a dividirla. Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada siendo responsables determinadas autoridades que con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente…

Sé muy bien que en Cataluña hay mucha preocupación y gran inquietud con la conducta de las autoridades autonómicas. A quienes así lo sienten les digo que no están solos, ni lo estarán… y la garantía absoluta de nuestro estado de derecho en la defensa de su libertad y de sus derechos… y mi compromiso, como Rey, con la unidad y la convivencia de España”.

Semejanzas en los discursos

Tras analizar los tres discursos de los tres monarcas, la asociación independentista Memorial 1714 establece que en todos ellos se repiten tres cuestiones:

1. “El gobierno de Madrid constata que, de pronto, una parte de los habitantes del Principado de Cataluña se niega a cumplir las leyes establecidas, sin comunicarlo previamente y sin intentar siquiera negociar”.

2. “El gobierno de Madrid constata que el empeño de los dirigentes de Cataluña produce una fractura en la sociedad catalana, terrible y sobrecogedora, del 50% contra el otro 50%”.

3. “El gobierno de Madrid explica, urbi et orbi, que las dos afirmaciones anteriores son innegables e irrefutables. Por lo tanto, el rey no tendrá más remedio, a pesar de su talante pacífico, que declarar la guerra al pueblo catalán, para castigar a los malos y socorrer a los buenos, que están siendo perseguidos y silenciados”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·