Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El esplendor y brillo ceremonial en las cortes de Europa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Esfera de los Libros acaba de editar 'Joyas Reales, fastos y brillo, un lujoso volumen, escrito por Ricardo Mateos Sáinz de Medrano y José Luis Sampedro Escolar, que recoge la vida ceremonial de las cortes europeas desde 1804, fecha de la coronación de napoleón, hasta nuestros días. El prólogo está firmado por S.A.R. la Princesa de Tirnovo, Miriam de Ungría, que aúna su condición de gemóloga con la protagonista y copartícipe en los acontecimientos estudiados en el libro desde su matrimonio con el Príncipe Kardam, Heredero de la Dinastía Búlgara.

Tras una introducción en la que se exponen interesantes reflexiones acerca de las funciones representativas de los integrantes de las familias reales, los títulos de los sucesivos capítulos nos van adentrando en el mundo de las funciones regias, los tesoros, la iconografía y la heráldica dinástica: Proclamaciones, coronaciones y juras; las coronas; nacimientos; los herederos; bodas: de las alianzas de estado al matrimonio por amor; Príncipes consortes; El Rey ha muerto!¡Viva el Rey; el cortejo procesional; los retratos oficiales; órdenes y condecoraciones; el retrato de familia; las joyas de familia y las joyas errantes; para terminar con la heráldica en el capítulo final águilas y leones, que da paso al epílogo, con más reflexiones de calado histórico y sociológico, tras del que se nos ofrecen unos aclaratorios árboles genealógicos y una sucinta bibliografía.

Merece destacarse la difícil coordinación de las diferentes casas reales, épocas y materias tratadas, así como el hecho de que aparezcan menciones a personajes y dinastías casi desconocidos del gran público, como ocurre con las referencias a los Bagratión de Georgia, a los príncipes de Montenegro o a la familia real de Albania.

En suma, un libro que se puede calificar de espectacular en el más puro sentido de este término, hoy tan manido, puesto que de la puesta en escena del poder se trata, obra que no defraudará a los amantes y estudiosos de estas materias emparentadas con el protocolo de las casas soberanas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·