Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El rey se emocionó en Valladolid al escuchar en varias ocasiones los aplausos de los operarios de la fábrica de Renault durante su visita

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La visita del rey a la fábrica de Renault en Valladolid no fue una visita normal. La cercanía de don Juan Carlos, el apoyo incansable de los operarios de la fábrica y el ambiente distendido en el que transcurrió el acto, distó mucho del tradicional y estricto protocolo que suelen marcar las actividades que preside.

Según afirman algunos de los acompañantes del rey durante su paseo por la fábrica automovilística, don Juan Carlos se mostró en todo momento muy cercano con la gente, sobre todo con el presidente de la compañía Carlos Ghosn, con quien compartió numerosas anécdotas y buenos momentos durante el conjunto de la visita.

Uno de los momentos más emocionantes de la mañana se produjo cuando los operarios de la factoría aplaudieron calurosamente al monarca mientras recorría las diferentes líneas de montaje. Todos los trabajadores de la fábrica se mostraron muy atentos con don Juan Carlos, interesándose por su salud y mostrándole su apoyo para superar el mal momento que atraviesa la corona.

El monarca se saltó el protocolo en numerosas ocasiones acercándose a los operarios para que le explicasen de primera mano su labor y para agradecerles la calurosa bienvenida que había recibido durante su visita.

Finalizado el acto, don Juan Carlos se realizó una foto de grupo con todos los trabajadores y los miembros de las delegaciones de la Casa del Rey y de la compañía, que le acompañaban.

Una larga sobremesa

Don Juan Carlos, así como el equipo que le acompañaba, disfrutó de una agradable comida en una de las salas de la compañía, junto con la delegación de la empresa anfitriona.

Según relatan personas presentes en el almuerzo, el menú consistió en cordero asado y tartaletas de manzana, y bebieron vino de la tierra.

Tal fue la comodidad del monarca durante la visita que decidió alargar la sobremesa de la comida pidiendo en dos ocasiones café.

Una visita sin obstáculos

La delicada salud del rey le impide permanecer demasiado tiempo de pie y realizar largos paseos. Por esto, el equipo de Renault puso a disposición del monarca un tren eléctrico en el que visitó todas las instalaciones de la fábrica bajo las atentas explicaciones del director de la factoría vallisoletana.

Solamente realizó un corto recorrido caminando, y lo hizo por determinación suya: el último tramo que le dirigía a la foto de grupo, paseo que anduvo rodeado por los cientos de operarios que poco después se fotografiaban con él tras una larga y sonada ovación.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·