Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Recibió el sacramento junto a sus compañeros de colegio

Los detalles de la Primera Comunión de la princesa de Asturias

Leonor confesó que “estaba muy nerviosa”, don Juan Carlos fue uno de los más ovacionados, la esposa de Jesús Ortiz no posó ante los medios, doña Sofía se volcó en gestos de cariño con sus nietas...

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Leonor de Borbón y Ortiz recibió ayer el sacramento de la Primera Comunión en la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Aravaca y junto a sus compañeros del colegio Rosales. El acto, al que asistió la familia real al completo y parte de la rama materna de la heredera, estuvo plagado de anécdotas protagonizadas por la princesa de Asturias y sus acompañantes.

La princesa Leonor con los reyes Felipe, Letizia, Juan Carlos y Sofía, sus abuelos maternos y su bisabuela. Leonor con los reyes Felipe, Letizia, Juan Carlos y Sofía, sus abuelos maternos y su bisabuela.

Un poco antes de las 12:00 horas, Leonor entraba en la parroquia de Aravaca junto a don Felipe y doña Letizia, su hermana Sofía, los reyes eméritos, su abuelo materno Jesús Ortiz y la esposa de éste, Ana Togores, su abuela Paloma Rocasolano y su bisabuela Menchu Álvarez del Valle. Muy sonriente, la familia real saludó al centenar de periodistas y fotógrafos ubicados en el patio exterior del templo y a los vecinos y curiosos que esperaban su llegada en las inmediaciones del lugar.

Leonor llevó el uniforme de gala del centro

En cuanto a la vestimenta, la princesa de Asturias lució, siguiendo el protocolo marcado por el centro, el uniforme de gala del Santa María de los Rosales: blazer de color azul marino con el escudo del colegio bordado, corbata de rayas, falda de tablas, calcetines oscuros y manoletinas. Su hermana llevó para esta ocasión un vestido blanco con un lazo azul de la marca Nanos, una de las preferidas por Letizia para vestir a sus hijas.

La reina apostó una vez más por Felipe Varela. Conjuntó su vestido verde aguamarina y su abrigo de guipur blanco de la firma con unos zapatos transparentes de la marca Magrit. El rey Felipe vistió un traje azul marino y corbata amarilla.

Gritos de “¡Viva los reyes!” y “¡Viva don Juan Carlos!”

La entrada de la heredera y su familia en la parroquia estuvo marcada por las ovaciones de los ciudadanos agolpados fuera del templo. Se escucharon varios “¡Viva los reyes!” y “¡Viva don Juan Carlos!”.

El rey emérito, ayudándose de su tradicional bastón, no quiso perderse la Comunión de su nieta. Por la tarde, don Juan Carlos asistió a la corrida organizada por la Asociación de la Prensa de Madrid en la plaza de toros de Las Ventas.

Los reyes ocuparon un banco de la segunda fila

Tras saludar brevemente a los allí presentes, Leonor y su familia entraron a la parroquia. Siguiendo el orden alfabético marcado por el colegio en virtud del apellido familiar, don Felipe y doña Letizia ocuparon un banco de la segunda fila.

El resto de los familiares de la princesa disfrutaron de la ceremonia religiosa desde el fondo del templo.

Posado familiar

Del posado familiar protagonizado tras la ceremonia cabe destacar los siguientes detalles:

-- Inicialmente posaron para las cámaras los reyes Felipe y Letizia junto a sus hijas. Posteriormente se unieron don Juan Carlos y doña Sofía y, en último lugar, Paloma Rocasolano, Jesús Ortiz y Menchu Álvarez del Valle.

-- Ana Togores, esposa de Jesús Ortiz, se mantuvo al margen del posado fotográfico. Una vez finalizado, se unió al resto de la familia para salir de la parroquia. Fue durante ese recorrido cuando doña Letizia la rodeó con los brazos en un gesto de cariño.

-- Doña Sofía mostró su lado más cariñoso y familiar. La reina emérita se ha caracterizado siempre por querer estar junto a sus hijos y nietos en los momentos más importantes, y ayer volvió a demostrar que la familia ocupa un lugar prioritario en su vida. Durante el posado se volcó en gestos de cariño con sus nietas, besando en repetidas ocasiones a la princesa Leonor.

“Estaba muy nerviosa”

Otro de los detalles que quedó patente ayer es que la primogénita de don Felipe y doña Letizia tiene cada día más soltura delante de las cámaras. La princesa comentó sonriente que “estaba muy nerviosa” en la ceremonia. Ante la pregunta de si lo iba a celebrar después respondió lo siguiente: “Sí, lo voy a celebrar en casa”.

Su hermana Sofía, visiblemente más tímida, también tuvo respuesta para los periodistas. La infanta aseguró haber visto “bien” a Leonor en ese día.

Tras posar ante las cámaras, la princesa de Asturias y su familia abandonaron el exterior de la parroquia entre los aplausos y las ovaciones de los ciudadanos.

Despliegue de seguridad

La Comunión de la heredera a la Corona provocó que se estableciera un fuerte dispositivo de seguridad desde varios días antes de la fecha de la ceremonia.

Seguridad de Casa Real estuvo desplegada desde el lunes en las inmediaciones de la parroquia, prohibiendo el acceso de los medios de comunicación a la misma. El motivo del ‘veto’, según desvelaron fuentes del templo a este confidencial, era “velar por la seguridad de la familia real”.

Varios agentes de la escolta de Zarzuela rodearon las inmediaciones de la parroquia el día de la Primera Comunión. Además, los coches que circulaban por una rotonda cercana al lugar donde se celebró el acto se toparon con un control policial que ralentizó levemente el tráfico en esa zona durante la mañana. 


·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·