Miércoles 24/05/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Los reyes Juan Carlos y Sofía se mostraron muy cercanos

Lo que no se ha contado de la Comunión de la infanta Sofía: los gestos de complicidad con Leonor

La princesa asintió con la cabeza cuando le preguntaron a su hermana si estaba nerviosa. Ambas se dieron un fuerte abrazo en el momento de la paz. Vea fotos del interior del templo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La infanta Sofía recibió en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Aravaca (Madrid) su Primera Comunión junto a sus compañeros del Colegio de Santa María de los Rosales. Lo hizo dos años después y en el mismo escenario que su hermana Leonor, que en este caso se mostró muy atenta y cariñosa con la infanta.

La familia del rey, en la Comunión de la infanta Sofía. La familia del rey, en la Comunión de la infanta Sofía.

Los reyes Felipe y Letizia, y los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía, arroparon este miércoles a Sofía de Borbón Ortiz, que hizo su Primera Comunión acompañada por una veintena de compañeros suyos del Colegio Santa María de los Rosales.

Por parte de la infanta Sofía acudieron también sus abuelos maternos, Jesús Ortiz (acompañado de su pareja Ana Togores) y Paloma Rocasolano, su bisabuela Menchu Álvarez del Valle, y su padrino de bautismo Konstantin de Bulgaria (su madrina fue su abuela Paloma).

Y, por supuesto, su hermana mayor. Cuando hace dos años la princesa Leonor recibió por primera vez la comunión, también Sofía acudió como acompañante. Este miércoles, cuando la protagonista del acto era la hija pequeña de los reyes, la heredera de la Corona se mostró muy cómplice y cariñosa con su hermana pequeña.

Leonor, muy atenta de Sofía

Y es que hubo algunos detalles que dejaron ver que la princesa de Asturias se mostró en todo momento muy atenta con Sofía. Los reyes y sus familiares llegaron al patio de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Caravaca y posaron ante los medios de comunicación congregados.

En esos minutos antes de entrar a la misa de Primera Comunión, Leonor se mantuvo en todo momento muy cerca de su hermana. Le cogió de la mano, le acarició el brazo, le iba guiando...

“¿Tienes nervios Sofía?”, fue la pregunta que le lanzaron los periodistas a la hija pequeña de los reyes. La infanta se mantenía muy sonriente pero sin responder, por lo que la princesa Leonor se giró a mirarla y asintió con la cabeza para que su hermana la imitara. También la reina Letizia animó a Sofía a responder a los medios.

Cuando se deshizo la foto de familia, Leonor cogió de la mano a Sofía mientras se dirigían a la entrada de la iglesia. También sus abuela, Paloma Rocasolano y la reina Sofía, se mantuvieron muy atentas de las niñas en esos momentos: como se ha dicho, la primera vez -desde su nacimiento y su bautismo, claro- que la protagonista de un acto es la infanta Sofía. Al final Felipe VI quiso tranquilizar a su hija y la cogió de la mano para entrar con ella en la parroquia.

Además, tras la ceremonia algunos presentes destacaron otro gesto que muestra la relación que existe entre las hijas de los reyes Felipe y Letizia. Se produjo en el momento de dar la paz en la misa: la infanta Sofía abrazó a sus padres, pero especialmente fuerte -y así lo advirtieron los invitados- fue el abrazo de Sofía con Leonor.

Complicidad entre los reyes eméritos

Hacía mucho que la familia real al completo no se dejaba ver en un acto público, aunque en este caso no fuera oficial. Con motivo de la Primera Comunión de Sofía, los reyes eméritos volvieron a dejarse ver juntos y se mostraron especialmente sonrientes.

Al llegar a la iglesia, mientras Felipe VI y doña Letizia posaban con sus hijas, Juan Carlos I y doña Sofía se mantenían en un segundo plano. Y ahí se les pudo ver intercambiar comentarios entre risas y gestos de cariño, en un ambiente de gran complicidad.

Y al salir de la ceremonia, también llamó la atención un gesto cariñoso que tuvo Felipe VI con su padre don Juan Carlos.

Como es tradición en el Colegio Santa María de los Rosales, la infanta Sofía hizo la Primera Comunión con el uniforme del colegio, con chaqueta oscura, camisa, corbata, falda, medias y zapatos, y sobre la corbata se veía un rosario. Leonor llevaba un vestido azul y manoletinas del mismo color, y ambas lucían peinados similares, con trenzas laterales, aunque en el caso de la infanta anudadas en la nuca.

Por su parte, los reyes combinaron color: el verde agua del vestido y el abrigo de la reina Letizia, y también de la corbata de Felipe VI.

Gritos de “viva el rey Juan Carlos”

La Comunión congregó, junto a otras muchas familias, al rey Felipe, al rey Juan Carlos, a la heredera de la Corona y a la segunda en la línea de sucesión en un evento anunciado con días de antelación. Aunque trataron de no molestar ni entorpecer la celebración para los alumnos del colegio, las Fuerzas de Seguridad establecieron un despliegue importante en este acto.

En torno a la parroquia de Aravaca se desplegaron agentes de la Policía Nacional, que en coches patrulla y motos recorrían la manzana y los alrededores. Policías municipales de Madrid también controlaban el tráfico y vigilaban los accesos, y un importante número de miembros de paisano del Servicio de Seguridad de la Casa del Rey también se desplegaron, por ejemplo para garantizar la protección de la familia real cuando saludaron a los vecinos de la zona que se acercaron para verlos llegar.

Por cierto, que junto a los gritos de “¡Vivan los reyes!”, sobre todo a la salida sonaron vítores de “¡Viva el rey Juan Carlos!”, que éste saludó con agradecimiento.

En cuanto a la ceremonia en sí, algunos invitados aseguraron que los reyes y sus familiares estuvieron de la misma forma que el resto de familias, sin ninguna diferencia. A la infanta Sofía, su hermana y sus padres les tocó el segundo banco por la letra “b” de Borbón, y al resto de sus invitados algo más atrás, en el octavo.

Destacaron lo bien que cantaron los alumnos del coro del colegio, así como que los niños que leyeron durante la misa -incluida la infanta Sofía- lo hicieron sin trabarse ni equivocarse.

Los niños que hicieron la comunión recibieron una estampa, así como un recordatorio en color carmesí con su nombre y una pequeña cruz. El templo estaba adornado con algunos grandes centros de flores blancas.

Vea a continuación una imagen de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción al terminar la misa de Primera Comunión:

Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción tras la Comunión de la infanta Sofía Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción tras la Comunión de la infanta Sofía