Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Las limitaciones del rey condicionaron el homenaje a los Caídos en el Día de las Fuerzas Armadas: acto muy breve y sin escalones ni rampas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las limitaciones que aún sufre don Juan Carlos, consecuencia de su última intervención hace poco más de tres meses condicionaron el homenaje a los Caídos que presidió ayer, 1 de junio, con motivo de la celebración del Día de las Fuerzas Armadas.

Aunque la recuperación del rey está resultando más favorable de lo previsto en un principio aun muestra dificultades al caminar, ayudándose para hacerlo de ambas muletas. Estas limitaciones provocaron una adaptación del protocolo acorde a la capacidad de movimientos del monarca.

Entre los cambios más destacados se encontraron la transformación de la tribuna, que ha ido adaptándose tras cada operación a la que se ha sometido don Juan Carlos, y el tiempo del acto, que ha sido reducido a tan solo veinte minutos.

La tribuna ha resultado el cambio más significativo. Desde hace poco menos de un año ha ido sometiéndose a diversas modificaciones hasta ser reconvertida de la estructura tradicional a una alfombra bicolor azul y roja.

Han desaparecido, por tanto, los escalones, y las posteriores rampas por las que fueron sustituidos en actos anteriores, que buscaban facilitar el acceso a la estructura de la tribuna presidencial.

Fuentes de la Zarzuela explicaban hace unas semanas a Monarquía Confidencial a este respecto que estaban estudiando la manera de facilitar el acceso de don Juan Carlos con el fin de evitar problemas logísticos. Solución que ha finalizado por materializarse en la utilización, como ya se explicaba con anterioridad, de una alfombra a modo de estrado.

En esta misma línea, durante los traslados de ida y de vuelta a palacio, don Juan Carlos ha ocupado la plaza del copiloto del vehículo que les ha trasladado, en lugar de viajar en el asiento trasero junto a la reina, quien por otro lado, ha saludado cariñosamente a todos los presentes en ambos trayectos.

Doña Sofía, así como el resto de miembros presentes de la familia real, ha recibido también durante el acto múltiples gestos de cariño de los ciudadanos que no han querido perderse tan señalada fecha.

Finalizado el acto en la plaza de la Lealtad de Madrid, los reyes y los príncipes compartieron un almuerzo en el palacio de La Zarzuela junto a los ministros de Defensa e Interior, el JEMAD y los jefes de Estado Mayor de los Ejércitos de Tierra, general Jaime Domínguez Buj, del Aire, general Francisco Javier García Arnáiz, y de la Armada, almirante Jaime Muñoz Delgado, así como el director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa.

La Casa del Rey decidió convocar este almuerzo debido a que este año no se organizó la tradicional recepción que el alcalde de la localidad escogida cada año ofrecía a las autoridades civiles y militares invitadas al acto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·