Miércoles 16/08/2017. Actualizado 10:22h

·Publicidad·

España

Participó en las misiones de Yugoslavia y Afganistán

El ex comandante de la base española en la Antártida, número dos de la Guardia Real

Antonio Casals sustituye al anterior jefe del Estado Mayor, que ha asumido las riendas de la unidad interejércitos al servicio de la Corona

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Primeros cambios en la cúpula de la Guardia Real con Felipe VI. El hasta ahora jefe del Estado Mayor de esta unidad que da protección y escolta al rey, Eduardo Diz Monje, ha sido nombrado coronel jefe en sustitución de Ramón Álvarez de Toledo. El hueco de número dos que ha dejado Diz Monje ya ha sido cubierto.

Antonio Casals Abraham firma la entrega del mando del Estado Mayor de la Guardia Real. Antonio Casals Abraham firma la entrega del mando del Estado Mayor de la Guardia Real.

La estructura orgánica del brazo militar de la Casa de S.M. el Rey descansa en un Cuarto Militar, cuyo mando lo ostenta, de forma alternativa y sucesiva, un Oficial General de cada uno de los Ejércitos y la Armada. En estos momentos, el Jefe del Cuarto Militar es el Vicealmirante Juan Ruiz Casas, quien años atrás ya había formado parte de la plantilla militar de la Casa Real al ser designado como ayudante de campo del entonces príncipe Felipe.

La Guardia Real, como unidad militar encargada de ostentar la representación de honor de los Ejércitos y la Armada ante el rey, depende del Cuarto Militar, si bien, su amplia dimensión, tanto en instalaciones como en efectivos (más de 1.500 profesionales) sitúan el regimiento en El Pardo, muy próximo al Palacio de la Zarzuela, frente a la ubicación del Cuarto Militar que radica en el Palacio de Oriente.

Tradicionalmente, el mando de la Guardia Real -bajo la dependencia orgánica del Jefe del Cuarto Militar- ha recaído en un Coronel del Ejército de Tierra, normalmente del arma de Infantería o Caballería; lo cual pugna con la alternancia entre los Ejércitos y la Armada que sí se da en la figura del Jefe del Cuarto Militar. La Jefatura de la Guardia Real se ha configurado, desde su implantación, como un feudo inexpugnable para la Armada y el Ejército del Aire y ello, muy a pesar, de que en dicha unidad también hay destinados -y en número importante- militares de ambos Ejércitos.

El “número dos” pasa a “número uno”

Este miércoles 14 de septiembre se oficializará el relevo en el puesto de máximo responsable de la Guardia Real. Será Eduardo Diz Monje, hasta ahora jefe del Estado Mayor, es decir, número dos, el que asuma el puesto de Ramón Álvarez de Toledo, coronel del Ejército de Tierra y en su día ayudante de campo de Juan Carlos I, que cede el mando tras más de cinco años en el cargo.

El coronel Diz Monje que había ocupado el cargo de Jefe de Estado Mayor de la Guardia Real (segundo Jefe del Regimiento Real) ascendió hace unos días al empleo de coronel y ha sido designado por el rey para ocupar la cúpula de su guardia.

Este ha sido el segundo de los cambios que han operado en la Guardia de Felipe VI. Asegurada la Jefatura del Cuarto Militar en un Almirante de su entera confianza, con el nombramiento del coronel Diz Monje, quien fue su compañero de promoción en la Academia General de Militar de Zaragoza, se asegura también un hombre más cercano al frente de su guardia. Diz Monje fue el “número uno” de aquella promoción de cadetes entre quienes se encontraba don Felipe.

El ascenso de Eduardo Diz Monje a coronel jefe de la Guardia Real dejó vacante el puesto de jefe del Estado Mayor, que en la práctica es el número dos y dirige ese Estado Mayor que auxilia al coronel jefe en el mando de la unidad.

La vacante de Jefe de Estado Mayor de la Guardia Real, que hasta su reciente ascenso fue ocupada por Diz Monje, recaerá en el teniente coronel del Ejército de Tierra Antonio Casals Abraham, que ya ha recogido el mando del comandante que en fechas recientes ocupaba la jefatura interina del Estado Mayor de la Guardia Real tras el ascenso de Diz Monje.

El nuevo número dos de la Guardia Real cuenta con una trayectoria amplia según revela su hoja de servicios. Diplomado en la especialidad de montaña, su primer destino como oficial fue en la Unidad de Zapadores de Montaña de Huesca. También pasó por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales; estuvo destinado en el Estado Mayor del Ejército y en el Estado Mayor de la Defensa, llegando a ser el comandante de la Base Militar española “Gabriel de Castilla” en la Antártida y habiendo participado en misiones internacionales en Yugoslavía y Afganistán.

Como buena parte de su carrera la ha pasado en destinos vinculados a la montaña, en la ceremonia de toma de posesión del mando, en su discurso utilizó un símil de montañismo: “En términos montañeros, cuanto más difícil es la montaña que se va a escalar, más recursos propios hay que poner en juego, avezando todos los sentidos y aplacando, en mayor medida, el vértigo de la situación. Superados los primeros pasos difíciles se alcanza el punto de confianza y la euforia necesaria para continuar, afrontando sin complicaciones lo que se nos ponga por delante, hasta llegar a la cima”.

Con estos últimos nombramientos -el jefe del Cuarto Militar y el de la Guardia Real. don Felipe consigue situar al frente de la estructura militar de su Casa a oficiales de su entera confianza.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·