Miércoles 23/08/2017. Actualizado 21:16h

·Publicidad·

España

Durante la baja del rey por enfermedad el príncipe le representará, pero no le sustituirá

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey se someterá el próximo 3 de marzo a una operación para corregir la hernia discal que padece desde hace tiempo. Durante el tiempo que don Juan Carlos permanezca alejado de sus deberes por la baja médica, el príncipe representará al jefe del Estado pero en ningún caso le sustituirá.

Don Felipe será el encargado de ocuparse de gran parte de las funciones de su padre hasta que los médicos consideren que pueda reincorporarse a sus actividades laborales. Este periodo, como ya adelantó Monarquía Confidencial, se alargará por lo menos dos o tres meses.

El príncipe representará a la Corona española en general, y a la figura del rey en particular, durante la baja médica de éste. No obstante, en ningún caso podrá sustituirle en aquellas funciones que están plasmadas en la Constitución Española como propias del jefe del Estado, porque él 'no es ni será' el rey en este tiempo .

Estas son las funciones que corresponden al rey, enumeradas en el artículo 62 de la Carta Magna y recogidas en el título segundo "De la corona":

-- Sancionar y promulgar las leyes.

-- Convocar y disolver las Cortes Generales y convocar elecciones en los términos previstos en la Constitución.

-- Convocar a referéndum en los casos previstos en la Constitución.

-- Proponer el candidato a Presidente del Gobierno y, en su caso, nombrarlo, así como poner fin a sus funciones en los términos previstos en la Constitución.

-- Nombrar y separar a los miembros del Gobierno, a propuesta de su Presidente.

-- Expedir los decretos acordados en el Consejo de Ministros, conferir los empleos civiles y militares y conceder honores y distinciones con arreglo a las leyes.

-- Ser informado de los asuntos de Estado y presidir, a estos efectos, las sesiones del Consejo de Ministros, cuando lo estime oportuno, a petición del Presidente del Gobierno.

-- El mando supremo de las Fuerzas Armadas.

-- Ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley, que no podrá autorizar indultos generales.

-- El Alto Patronazgo de las Reales Academias.

Durante el periodo de baja, el rey sí podrá firmar leyes y decretos, porque no quedará impedido para eso. Sin embargo, una de las consecuencias prácticas es que no habrá presentación de cartas credenciales, de forma que los embajadores de terceros países que sean nombrados a partir de la operación no podrán iniciar sus funciones hasta que no las presenten.

Don Felipe sí podrá, sin embargo, durante este tiempo de convalecencia del rey, presidir actos y cenas de gala, recibir en audiencia a visitas extranjeras, incluidos altos mandatarios y jefes de estado, y acudir a viajes oficiales como máximo representante de la familia real.

Todos los actos en los que el príncipe tenga que representar a su padre se regularán, como se ha hecho hasta ahora, a través de la promulgación de un real decreto que deberá ser firmado por don Juan Carlos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·