Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Este jueves tuvo que ir al hospital desde Zarzuela tras hacerse daño en la muñeca

Los otros accidentes de la infanta Elena en su carrera como amazona

En 2014 se lesionó una rodilla y tuvo que recurrir a una muleta. En algún concurso ha sufrido percances pero ha seguido compitiendo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La pasión de la infanta Elena por los caballos y la hípica le llevó a tener que acudir al hospital tras sufrir una caída cuando cabalgaba en el complejo del Palacio de la Zarzuela. La hija mayor de los reyes Juan Carlos y Sofía tiene una dilatada trayectoria como amazona, en la que ha sufrido algún otro percance.

La infanta Elena recibe un premio de hípica. La infanta Elena recibe un premio de hípica.

Este jueves 1 de septiembre la alarma saltó en Zarzuela cuando doña Elena sufrió una caída cuando montaba a caballo en el picadero que hay cerca del palacio y de otras instalaciones del complejo situado en el Monte de El Pardo.

Tal y como adelantó Monarquía Confidencial, el accidente hípico de la infanta movilizó a los médicos de la propia Casa del Rey, que la examinaron y, aunque descartando que hubiera sufrido heridas graves, decidieron enviarla al hospital por los daños que había sufrido en la muñeca.

Otros sustos que no fueron graves

Todo parece indicar que el accidente no ha pasado de ser otro susto. Y es que doña Elena, que lleva décadas montando a caballo y compitiendo a alto nivel en pruebas de saltos, se ha llevado a lo largo de su carrera como amazona algunos otros sustos.

Uno de los que mayor factura le pasó ocurrió en 2014. El diario ABC reveló que la infanta había sufrido un percance practicando equitación que le había provocado una lesión en la rodilla izquierda.

De hecho, doña Elena llegó a necesitar la ayuda de una muleta para hacer desplazamientos largos, pero dejaba ese apoyo en el coche cuando acudía a algún acto oficial. Eso sí, andaba de forma algo más lenta y sosegada para no forzar la articulación que se había dañado.

Diez años antes, en 2004, su caballo tuvo un traspiés participando en un concurso de saltos en Santander y cayó con ella al suelo. La infanta Elena tuvo que retirarse unas horas para recuperarse, pero por la tarde de ese mismo día volvió a competir en la prueba hípica.

En otras ocasiones también mostró una gran capacidad de recuperación, ya que además por el momento las caídas no han sido graves. Como buena parte de la familia real, es una gran deportista y por ello los percances han sido corrientes.

La infanta Elena lleva décadas compitiendo en torneos nacionales y también ha representado a España en pruebas internacionales, y su apoyo a este deporte le ha granjeado el reconocimiento del mundo de la equitación en España.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·