Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La Zarzuela considera que en las acusaciones de Diego Torres no hay ninguna ‘bomba atómica’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La comparecencia de Diego Torres ante el juez Castro, instructor del 'caso Nóos', no provocó especiales despliegues en el Palacio de La Zarzuela el sábado, según pudo comprobar ese día Monarquía Confidencial. No había equipo de guardia con ese motivo ni para prever emergencias aunque, por supuesto, se siguió el desarrollo de la declaración.

Preguntados ese día si se iba a producir alguna reacción desde la Casa del Rey, si estaba previsto algún comunicado, la respuesta fue negativa. No habrá por el momento ninguna toma de posición de La Zarzuela como tal por la declaración del socio de Iñaki Urdangarín.

Según las informaciones recogidas por MC en fuentes cercanas a la Casa, el comportamiento de Diego Torres en su larga comparecencia en los juzgados de Palma no ha sorprendido en La Zarzuela.

De acuerdo con esas fuentes, era 'previsible' que Diego Torres actuara en ese dirección, es decir, en volcar sobre La Zarzuela todo tipo de sospechas y acusaciones: nada indicaba que en este ocasión iba a callar.

A por La Zarzuela de lleno

De su actuación ante el juez se deduce que Diego Torres ha ido 'con todo' a por La Zarzuela y a por el rey también.

Ha situado en la propia Zarzuela una reunión de Urdangarín con Francisco Camps y con Rita Barberá (estos dos últimos han negado la existencia de esa cita) y citado al rey como 'promotor' del encuentro. Ha afirmado que todo en Aizoón se hizo con el visto bueno y la cobertura de la Casa Real. Ha dicho que la infanta Cristina conocía y participaba en todas las decisiones, ha citado al conde de Fontao, a Corinna...

Puesto que Torres aportó al juez instructor casi dos centenares de correos electrónicos, la impresión que ahora existe es que ha agotado toda su 'artillería' (las bombas) y que posiblemente ya no aparecerán nuevos mensajes ocultos.

Testimonio de un acusado

Fuentes jurídicas consultadas atribuyen escasa trascendencia penal a lo afirmado por Diego Torres, puesto que se trata del testimonio de una persona imputada que, en uso del derecho a la propia defensa, tiene posibilidad de mentir sin que ello se implique ninguna consecuencia.

Hay doctrina asentada, procedente del Tribunal Supremo, que concluye que la declaración de un acusado no constituye prueba alguna, salvo que se acredite de otra manera.

De hecho, al concluir la comparecencia ante el juez Castro, la letrada de Manos Limpias, personada como acusación particular en la causa, argumentó que todo lo afirmado por Diego Torres tiene que ser demostrado, para darle alguna validez.

¿Una declaración por escrito de la infanta?

Al término de la declaración de Diego Torres, el fiscal manifestó que no se iba a pedir declaración a la infanta Cristina, ni como imputada ni como testigo.

Sin embargo, otras fuentes judiciales consultadas por Monarquía Confidencial no descartan que, a la vista de ese testimonio, el juez Castro decida en algún momento citar a la duquesa de Palma.

El magistrado podría optar por tomarle declaración sólo como testigo, no como imputada, precisamente para que no se pueda decir que no realizó ninguna providencia a ese respecto.

De acuerdo con esas fuentes, la infanta Cristina no tiene, de por sí, fuero especial que obligue a que esa declaración se realice por escrito, pero tal providencia sí puede ser decidida por el juez, en atención a las circunstancias que él considere conveniente.

Sin acudir al juzgado

Si se adoptara la decisión de que la infanta Cristina declare como testigo, y se le habilita para que lo haga por escrito, las fuentes judiciales sostienen que eso sería "más cómodo para el propio proceso".

Esa opción evita, por un lado, imputar a la infanta (con las consecuencias mediáticas e institucionales que ello provocaría), y a la vez, al testificar por escrito, se evita también que tenga que acudir en persona al juzgado de Palma y el revuelo que eso produciría. Además, si lo hace por escrito, podrá estudiar y valorar muy a fondo lo que vaya a decir e incluso ser asesorada directamente.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·