Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Tiempo de recortes. Las Casas Reales de España, Reino Unido y Holanda se someten a planes de ajuste para dar ejemplo de austeridad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una de las consecuencias de la crisis económica sentida en toda Europa es el énfasis en el control del gasto y la adopción de medidas de austeridad en las administraciones públicas. Las monarquías europeas, comenzando por España, Reino Unido y Holanda, se han sumado a esta ola de mayor sobriedad y transparencia en las finanzas.

Así, la Casa Real holandesa, a instancias del parlamento nacional, decidió el mes pasado reducir a la mitad los gastos para viajes privados de los miembros de la familia real. Así, el presupuesto para el próximo ejercicio contempla un máximo de 305,000 euros destinados a estos fines frente a los más de 600,000 euros de que venían disponiendo.

En Reino Unido, Isabel II no se ha librado de la dura política de recortes impulsada por el nuevo Gobierno conservador-liberal de David Cameron y su socio Nick Clegg. Los gastos de la familia real británica serán, por primera vez, auditados en igualdad de condiciones con el resto de instituciones del Estado, cambiando la costumbre mantenida hasta ahora, en virtud de la cual la asignación gubernamental a la corona sólo se revisaba una vez por década. Al mismo tiempo, el Tesoro británico mantendrá congelada la aludida asignación en los 48 millones de euros actuales, un motivo de descontento para el Palacio de Buckingham en tanto que es la propia monarca la que tiene que pagar de su peculio personal parte sustancial de los sueldos de sus más de mil empleados.

En España, también en coincidencia con la política de austeridad del Gobierno de Rodríguez Zapatero, y tras una campaña parlamentaria por parte de los partidos de la izquierda minoritaria en pro de mayor transparencia y sobriedad en los gastos de la Casa Real, también se baraja reducir, por primera vez en el vigente régimen constitucional, el presupuesto de la corona. Concretamente, se trataría de una bajada del 5%, en un marco de recortes que han de afectar a la práctica totalidad de la articulación del Estado. En este año, la Casa Real ya vio congelada –también por primera vez- su asignación en 8,9 millones de euros. Por tradición, la asignación de la Corona aumentaba en función del IPC previsto para cada ejercicio.

Don Juan Carlos también se ha mostrado partidario de medidas de mayor transparencia, contemplando incluso hacer públicos el sueldo que ha fijado a su arbitrio el monarca tanto para sí mismo como para el príncipe Felipe, los dos únicos miembros de la Familia Real con remuneración mensual. La Zarzuela y el Gobierno están estudiando qué órgano sería el encargado de auditar las cuentas de la Casa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·