Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Sotheby's subasta hoy en Londres un retrato de la princesa Beatriz de Inglaterra, madre de la reina Victoria Eugenia de España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La pintura, firmada por el artista húngaro Philip Alexius de László, se encontraba en Vieille Fontaine, residencia de la reina Victoria Eugenia de España en Lausana (Suiza). El cuadro pasó de la reina Victoria Eugenia a su hija, María Cristina de Borbón y Battenberg, condesa de Marone, y a su muerte en 1996 a manos de una de sus cuatro hijas que, finalmente, ha decidido subastarla en Londres. No es la primera vez que se subastan bienes pertenecientes a la Familia Real Española. El rey don Juan Carlos, celoso de conservar los bienes de su familia, ha comprado algunas joyas y pinturas a algunos de sus parientes.

Primicia de "Monarquía Confidencial". La casa británica Sotheby's subasta hoy en Londres un retrato de Beatriz de Inglaterra, firmado por el artista húngaro Philip Alexius de László, famoso retratista de personajes de la realeza y de la aristocracia. El cuadro, que partirá de un precio de 4.000 a 6.000 libras británicas (de 5.160 a algo menos de 8.000 euros), será uno de los lotes que formará parte de la puja "British and Continental Pictures".

El retrato de la madre de Victoria Eugenia de España -futura mujer de Alfonso XIII y abuela paterna de Juan Carlos de Borbón- se encontraba en su residencia de Vieille Fontaine de Lausana (Suiza). El cuadro pasó de la reina Victoria Eugenia a su hija, María Cristina de Borbón y Battenberg, condesa de Marone -al casarse con el aristócrata italiano Enrico Eugenio Marone-Cinzano -, y a su muerte en 1996 a manos de una de sus cuatro hijas que, finalmente, ha decidido subastarla en Londres.

No es la primera vez que se subastan bienes pertenecientes a la Familia Real Española. En 1993, por ejemplo, se subastó en la ciudad suiza de Ginebra una importante gargantilla de brillantes que perteneció a la reina María Cristina y, anteriormente, Sotheby's también sacó a pujas una de sus diademas de brillantes y esmeraldas.

Desde 1939, año en el que Victoria Eugenia se exilió a Suiza, la venta de joyas se convirtió en una práctica más que común. Varios de los brillantes que conformaban el famoso collar de chatones de la Reina -cuyo número aumentaba cada año porque Alfonso XIII le obsequiaba con dos en cada uno de sus cumpleaños- tuvieron que venderse, hasta el punto de que cuando comenzó su exilio ascendían a 82 y, actualmente, son poco más de 20. No obstante, la diferencia residía hasta ahora en que el rey Juan Carlos, celoso de conservar los bienes de su familia, siempre había tenido sobre estas piezas derechos de adquisición preferente o de tanteo. Esta vez, desconocemos cuál será el destino del retrato de Beatriz de Inglaterra.