Martes 19/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

También le entregaron otros obsequios

Salman de Arabia Saudí distingue a Felipe VI con el collar que recibieron Obama y Hollande

El del Rey Abdulaziz es la segunda condecoración del país, la más importante de las que se concede a jefes de Estado no musulmanes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La reunión bilateral entre Salman y Felipe VI fue la primera cita oficial que mantienen los actuales reyes de Arabia Saudí y España, más allá del encuentro en el que el monarca español le dio el pésame por la muerte de su antecesor Abdalá. Los gestos y detalles del soberano saudí mostraron la importancia que concede a la relación con España y con el rey.

El rey Salman condecora a Felipe VI. El rey Salman condecora a Felipe VI.

Tras llegar a Arabia Saudí por la tarde del jueves, el acto principal de esta visita tuvo lugar este domingo 15 de enero. Felipe VI fue recibido por el rey Salman en el Palacio Real de Riad. El propio monarca saudí tuvo la deferencia de dejar el bastón y esperar la llegada del coche de don Felipe, que le saludó estrechándole la mano y con dos besos, como es tradición en el mundo árabe.

El rey Salman acudió acompañado de un nutrido grupo de cerca de 300 miembros de la familia real y de autoridades de Arabia Saudí, que llenaron un salón del Palacio Real junto a la delegación española, mucho más reducida.

En ese primer acto del encuentro con Salman, Felipe VI fue distinguido con el Collar del Rey Abdulaziz, que le impuso el propio rey Salman mientras don Felipe se inclinaba para que éste pudiera colocárselo por su gran altura.

Esta condecoración la han recibido otros jefes de Estado extranjeros y de países no musulmanes como el estadounidense Barack Obama y el francés François Hollande. Tal y como explicó hace años en Monarquía Confidencial el experto Amadeo-Martín Rey y Cabieses, esta no es la condecoración más importante de Arabia Saudí, que es el Gran Collar de Badr y que se reserva a un número muy limitado de personalidades saudíes.

El Collar del Rey Abdulaziz es la segunda condecoración en importancia, pero la primera que se puede conceder a un jefe de Estado extranjero y de un país no musulmán. El collar se compone de 21 placas doradas rectangulares con motivos arabescos, como espadas superpuestas y gotas de esmalte verde o rojo, de la que pende una estrella dorada de siete puntas esmaltada de blanco, cantonada por otras tantas hojas de palma doradas, detalló Rey y Cabieses. La condecoración está cargada de otra estrella poligonal de siete puntas en esmalte blanco con los bordes verdes, llevando en el centro un pequeño medallón circular con la inscripción en árabe “Abdulaziz Al Saud” sobre esmalte blanco, circundado por esmalte verde.

Felipe VI habló en inglés

Tras un almuerzo ofrecido en el palacio, Felipe VI mantuvo un encuentro bilateral con el rey saudí. Don Felipe habló en inglés y un intérprete tradujo al árabe para Salman. Del contenido sólo se conoce que, según la casa real saudí, abordaron las relaciones bilaterales entre España y Arabia Saudí, y la situación política de Oriente Medio.

Además, don Felipe pudo recorrer el Palacio Real de Riad mientras le explicaban distintos aspectos de la historia del país desde la fundación por el primer rey.

Varias autoridades, como el gobernador de la región de Riad y el presidente de la Autoridad de Turismo y de Patrimonio Nacional entregaron al rey de España distintos obsequios, como una maqueta del palacio y un libro que recoge la historia del reino saudí.

Aunque finalmente no se reunió con los dos príncipes herederos -como estaba previsto en el viaje aplazado de febrero-, Felipe VI sí mantuvo sendos encuentros con los ministros de Finanzas y de Comercio e Inversiones, que acudieron al palacio de invitados en el que se aloja el rey de España. Así se refuerza el carácter de promoción económica que tiene este viaje, al que han acudido empresarios y altos cargos de varios ministerios para fomentar la entrada de empresas españolas en Arabia Saudí.

Más tarde don Felipe visitó el Complejo Histórico del Rey Abdulaziz, donde fue recibido con un baile ritual realizado por 80 guerreros.

Por otro lado, Felipe VI quiso cumplir con un compromiso que ha cumplido en otros viajes, como el reciente a Portugal: el encuentro con la comunidad de españoles que viven en Arabia Saudí. Tuvo lugar en la embajada española en Riad, y en ese acto el rey destacó la herencia árabe que tiene España por su historia, pero sobre todo mostró su orgullo por el trabajo que realizan en Arabia los españoles. Terminó con unas palabras emotivas: “No os olvidéis nunca de sentir España, como nosotros os tenemos siempre en nuestra mente y en nuestro corazón”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·