Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La opinión del Rey será decisiva en el nombramiento de Arzobispo Castrense, que antes se negociará con la Nunciatura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los primeros pasos para el nombramiento de nuevo Arzobispo Castrense ya se están dando, aunque no hay especial prisa en cubrir esa vacante, que además reúne características propias. La opinión del Rey don Juan Carlos será decisiva.

Fuentes eclesiásticas solventes han señalado que, dadas las características del cargo (se encarga de la asistencia religiosa en las Fuerzas Armadas y también de la atención a la Familia Real), una designación de ese estilo es muy conveniente que cuente con el visto bueno del Monarca. De hecho, el procedimiento que se sigue lo cumple.

La designación del Arzobispo Castrense está regulada en los acuerdos España-Santa Sede, de 28 de julio de 1976, y en los posteriores entre la Santa Sede y el Estado Español sobre asistencia religiosa en las Fuerzas Armadas, de 7 de enero de 1979.

El procedimiento es el siguiente: 1) El Ministerio de Asuntos Exteriores y la Nunciatura en España elaboran, de común acuerdo, una terna de candidatos. 2) La Nunciatura eleva a la Santa Sede esa relación. 3) El Papa otorga el visto bueno a la terna. 4) El Rey, de esos tres nombres, elige uno y lo comunica al Vaticano. 5) El Romano Pontífice designa al candidato elegido por el Monarca.

El nombramiento final corresponde, pues, al Papa, que además tiene las competencias para decidir en su caso el cese, como ha ocurrido con el hasta ahora Arzobispo Castrense, Francisco Pérez González, que ha sido nombrado titular de la diócesis de Pamplona-Tudela.

Ha habido ya algunos movimientos para la designación de Arzobispo Castrense, en el que estarían interesados, entre otros, los obispos de León y de Ibiza.