Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El Rey apadrina una muestra del Palacio Real que refleja a través de 200 piezas el paso de la Monarquía absoluta a la constitucional en España

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

"Ilustración y Liberalismo 1788-1814", que abre hoy sus puertas y que podrá ser visitada hasta el próximo 11 de enero, exhibe obras y documentos procedentes de fondos de Patrimonio Nacional, museos, bibliotecas, archivos y colecciones particulares. Merece atención especial una sala donde se pueden contemplar algunas obras de arte que fueron trasladadas a Francia durante la invasión napoleónica, entre las que destacan pinturas de Bartolomé Esteban Murillo, Antonio Rafael Mengs, Van Dyck o Francisco Collantes.

El Rey inauguró ayer la exposición "Ilustración y Liberalismo 1788-1814", que refleja a través de 200 piezas la evolución social y política de España durante unas décadas en las que la Monarquía absoluta dio paso a la constitucional y el pensamiento ilustrado al liberal. El Palacio Real, donde tuvieron lugar o se gestaron muchos de los acontecimientos que recrea la exposición, es el escenario de esta muestra, que abre hoy puertas al público y podrá ser visitada hasta el 11 de enero. Tras posar ante el óleo atribuido a Goya "El Sexto Conde de Fernán Núñez y su familia", que preside el apartado dedicado a la Monarquía como poder que avalaba o impedía proyectos reformistas, el Rey se interesó por conocer detalles de gran parte de las obras y los documentos expuestos, procedentes de fondos de Patrimonio Nacional, museos, bibliotecas, archivos y colecciones particulares. Don Juan Carlos dedicó una atención especial al expolio artístico provocado por la invasión napoleónica, en una sala donde se pueden contemplar algunas obras de arte que fueron trasladadas a Francia o de las que se proyectó su traslado, entre las que destacan pinturas de Bartolomé Esteban Murillo, Antonio Rafael Mengs, Antoon Van Dyck o Francisco Collantes. Entre otras facetas de una época convulsa de la Historia, la exposición muestra el estado de la Monarquía española como eje central del poder hace 200 años, su reacción ante las corrientes derivadas de la Revolución Francesa y el conflicto entre los partidarios de José I y quienes apoyaban a Fernando VII, que se resolvió en 1814 con el triunfo del absolutismo.