Lunes 26/06/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Se cruzan acusaciones y datos de simpatizantes

Pugna entre asociaciones que apoyan la monarquía

La Hermandad Nacional Monárquica de España ha expulsado a tres miembros que se marcharon para crear una entidad alternativa. También ha recurrido sus estatutos por “plagio”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Todos se declaran monárquicos y se dedican a fomentar la lealtad al rey y a la Corona. Pero se encuentran enfrentados por cuestiones internas que les han llevado a cruzarse acusaciones y acciones disciplinarias e incluso judiciales. Se trata de la Hermandad Nacional Monárquica de España y la Unión Nacional Monárquica de España.

Escudos de la Hermandad Nacional Monárquica de España y Unión Nacional Monárquica de España.

“Nace la Asociación Unión Nacional Monárquica de España UNME defensora de la Constitución Española y de la Monarquía Parlamentaria, encaminada a fomentar la historia de la Monarquía y la lealtad a la institución Monárquica actual”: de esta forma se presentó a finales del pasado mes de noviembre la Unión Nacional Monárquica de España.

Tal y como se contó en estas páginas, este grupo registró sus estatutos como asociación en el registro del Ministerio de Justicia. Se reclaman herederos de la tradición de grupos monárquicos como la Unión Monárquica Nacional fundada por el catalán conde de Egara en 1914, pero también de la Hermandad Nacional Monárquica del Maestrazgo, del que fuera simpatizante carlista Ramón Forcadell Ulldecona, así como del conde de Barcelona don Juan de Borbón.

Varios de los fundadores y principales impulsores de esta nueva Unión Nacional Monárquica de España proceden de otro grupo: la Hermandad Nacional Monárquica de España (HNME), evolución de esa Hermandad Nacional Monárquica del Maestrazgo.

Expulsión de tres socios que fundaron otra asociación

Esta Hermandad Nacional Monárquica de España celebró este sábado 11 de febrero sus asambleas ordinaria y también extraordinaria. En la extraordinaria, había un único punto del día: “Ratificación de la expulsión de socios a los que se ha abierto expediente disciplinaria”.

Fuentes de la Hermandad Nacional Monárquica de España confirmaron a Monarquía Confidencial que estos socios expulsados son tres que impulsan desde hace meses ese otro grupo, la Unión Nacional Monárquica de España.

Desde la hermandad denuncian que siendo miembros, “trataron de apropiarse de la marca y el nombre” de la HNME. Además, acusan a los impulsores de la Unión Nacional Monárquica de España de haber plagiado los estatutos de la hermandad para su nueva asociación.

Por eso, por un lado van a formalizar su expulsión como socios. Pero por otro, la Hermandad Nacional Monárquica de España también ha impugnado la inscripción de los estatutos de la Unión Nacional Monárquica de España en el Ministerio de Interior, ya que entienden que “han plagiado” sus propios documentos.

“No vamos a consentir que tres individuos con dos páginas de Facebook se apropien de nuestro nombre”, advierten desde la Hermandad Nacional Monárquica de España, decidida a llegar hasta los tribunales contra ese otro grupo monárquico que han creado tres ex socios.

Cruce de cifras de simpatizantes

La pugna entre estas dos entidades que se declaran dedicadas a fomentar la lealtad a la Corona es patente por las versiones contrapuestas que ofrecen sus dirigentes. Frente a lo que explican desde la Hermandad Nacional Monárquica de España, los impulsores de la Unión Nacional Monárquica de España se defiende de esas acusaciones.

Por un lado, aseguran que no hacía falta que se les expulsara de la HNME, ya que ellos se marcharon por su propia voluntad hace más de un año. Fue el caso, por ejemplo, de Joaquín Corominas, que era presidente-delegado provincial de la Hermandad Nacional Monárquica de España en Barcelona, y que ahora es presidente fundador de la Unión Nacional Monárquica de España.

Corominas escribió a Francisco Rodríguez Aguado, presidente de la HNME, para comunicarle su renuncia, y éste le contestó lamentando ese anuncio pero respetando y aceptando la misma. Si bien Rodríguez Aguado precisa que Corominas y otro miembros de la HNME le escribieron para renunciar a sus cargos -en el primer caso, como delegado provincial de Barcelona-, pero no como miembros de la hermandad, condición que mantuvieron y a la que no renunciaron. De ahí que sí se les expulsara este 11 de febrero en la asamblea extraordinaria, y además se hiciera por unanimidad.

Desde la nueva Unión Nacional Monárquica de España aseguran que si la hermandad quiere denunciar los estatutos, deberá denunciar al Ministerio del Interior que ha aceptado inscribirles como asociación. “Nosotros no hemos copiado los estatutos a nadie, los han redactado los abogados de nuestro gabinete jurídico de acuerdo con el Ministerio”, asegura un dirigente de la Unión Nacional Monárquica que también se marchó de la Hermandad Nacional Monárquica.

Pero además, se cruzan distintos datos. Desde la Hermandad Nacional Monárquica de España, que preside Francisco Rodríguez Aguado, aseguran que ellos han experimentado un gran crecimiento en los últimos años, y que rondan los 1.500-2.000 socios, mientras que de la Unión Monárquica hablan siempre como “tres personas”.

Fuentes de la Unión Nacional Monárquica de España contraatacan denuncian que en la Hermandad Nacional Monárquica no hay 1.500 socios: distintos ex miembros, ahora en la UNME, cifran entre 25 y 45 los socios reales de la hermandad que abandonaron. En cuanto a ellos mismos, afirman que desde que se lanzaron en noviembre a este proyecto tienen ya entre 300 y 400 miembros: muchos de ellos, algunos de sus delegados territoriales, por ejemplo, son ex miembros de la Hermandad Nacional Monárquica que se han marchado en los últimos años.

Una tercera asociación

Y a estas dos organizaciones enfrentadas se suma una tercera: la Orden Real Unidos a Nuestro Rey, presidida por Alfonso Rojas Jiménez. Cuenta con su grupo en Facebook, y la Unión Nacional Monárquica de España también tiene grandes reparos respecto a esta tercera entidad que declara que su objetivo es fomentar la lealtad de los españoles hacia la Corona.