Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Pepe Cabrera, secretario de la Reina doña Sofía, primera víctima del 'Urbanogate'

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En La Zarzuela ya han tomado la decisión. Solo falta ejecutarla y, como siempre, dejarán pasar unas semanas, quizá meses, para hacer público el relevo al frente de la secretaria de Su Majestad la Reina. El general José Cabrera, persona de confianza de doña Sofía, y que ya ha cumplido la edad para su jubilación, será la víctima del desaguisado del libro de Pilar Urbano, algo profundamente injusto pero que pone a cubierto al Jefe de la Casa, Alberto Aza.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

El mensaje es claro: "aguantar el chaparrón y Alberto Aza no puede estar en todo". Y alguno más: "la persona que debía haber velado para que en el libro no se dijeran tonterías era Pepe Cabrera. Y no lo ha hecho". La realidad es, sin embargo, bien diferente. Los tres ejemplares que Pilar Urbano mandó a Zarzuela fueron al Jefe de la Casa, a la Oficina de Prensa, y a la Secretaría de la Reina y, sorprendentemente, el único que hizo alguna corrección, es decir, que se lo leyó, fue el que llegó a José Cabrera.

Es verdad que Alberto Aza estaba de viaje con los reyes en Sudamérica pero, no es menos cierto, que si el Jefe de la Casa no puede dejar a nadie encargado de un tema tan delicado, no debería marcharse de viaje. ¿Y la Oficina de Prensa? Pues otro tanto. En cualquier caso la decisión está tomada. El 'cabreo' de don Juan Carlos ha sido fino: "De los que duran días" Y las medidas ya están tomadas.

Lo único que van a tener en cuenta con José Cabrera son los muchos años de servicio en la Casa para buscar el momento idoneo "sin sangre" para su relevo. También para encontrar sustituto o sustituta, que ya hay nombres en en candelero. Todo se disfrazará con una 'reorganización' de competencias y mientras tanto, como informaba ayer este CONFIDENCIAL, palo al 'mensajero'. Han abierto la veda en prensa, y el mensaje es claro: leña a Urbano.

Sin embargo, Pilar Urbano no se achanta. Su libro tiene aun recorrido y la promoción de la periodista puede dar para más. Según ha dicho en alguna ocasión. Aun tiene algún otro tema para sacar; y las polémicas, como la que el montó Leopoldo Calvo Sotelo Ibáñez Martín en el ABC pueden extenderse y llegar más arriba.Previsiblemente, esto no va a acabar aquí.