Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Nueva estrategia en el Palacio de la Zarzuela: la crisis impone la guerra al despilfarro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ya hubo críticas por el aumento del presupuesto de la Casa Real -que asciende a algo más de 8 millones de euros, un 2,7% más que el del año pasado- y, de puertas para adentro, nadie desea que aumenten. A partir de ahora, la Casa Real se adaptará a la nueva crisis: utilizará bombillas de bajo consumo, papel reciclable y combustibles para los vehículos que sean más baratos. El ahorro también alcanzará a los coches, ya que se utilizarán unos de menor gama en detrimento de los más lujosos. La Reina y doña Letizia también pondrán su granito de arena a esta nueva política. Ambas pasarán de lucir un traje diario a repetir modelo cuando sea necesario.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Era cuestión de tiempo. Siguiendo el criterio de austeridad impuesto por otras casas reales europeas, incluida la británica, la Familia Real Española ha optado por dar una imagen de frugalidad de cara a la opinión pública en estos momentos de crisis.

La nueva estrategia en La Zarzuela es que se recorte el gasto. Ya hubo críticas por el aumento del presupuesto de la Casa Real -que asciende a algo más de 8 millones de euros, un 2,7% más que el del año pasado- y, de puertas para adentro, nadie desea que aumenten. Lo cierto es que éste sólo ha aumentado la mitad de lo que subió en la anterior revisión, y que es mucho inferior a los 22 millones de la Corona holandesa o los más de 50 de la Familia Real Británica -que estipula el dinero que recibe cada uno de sus miembros- pero, aún así, no está de más tomar ciertas precauciones.

A partir de ahora, según se anunció el pasado martes en el programa de Antena 3 "Tal cual lo contamos", la Casa Real utilizará bombillas de bajo consumo, papel reciclable y combustibles para los vehículos que sean más baratos. El ahorro también alcanzará a los coches, ya que se utilizarán unos de menor gama en detrimento de los más lujosos.

La Reina y doña Letizia también pondrán su granito de arena a esta nueva política. Ambas pasarán de lucir un traje diario a repetir modelo cuando sea necesario. Desde Zarzuela se desea que no se aireé en exceso lo que la Princesa de Asturias gasta en vestuario, como por ejemplo, cuando se afirmó que el pasado 6 de diciembre, entre ropa y complementos, doña Letizia llevaba encima unos 10.000 euros. Pero para ello nada mejor que 'controlar' los modelos de los diseñadores, tanto españoles como extranjeros, que luce, pues nada es más fácil que conocer el precio de un vestido o unos complementos. Y los tiempos no están para hacer alardes. La imagen ayuda, pero también puede perjudicar.