Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El enfrentamiento entre Mónaco y España por el incidente del príncipe Alberto que excluyó a Madrid de una Olimpiada, motivo de la ausencia española en la boda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las relaciones de los Borbones, una dinastía de alto pedigrí, con los Grimaldi, considerada por algunos una monarquía 'de opereta', nunca han sido fluidas. El incidente del voto de Alberto de Mónaco que excluyó a España de organizar una Olimpiada aún lo agravó más.

La Casa Real de Mónaco ha enviado una invitación solamente a don Juan Carlos, y a nadie más, para estar presente en la boda de Alberto con Charlene Wittstock. Y ese detalle evidencia más a las claras el enfrentamiento entre las dos familias reales.

Expertos monárquicos explican a Monarquía Confidencial que, el hecho de invitar sólo a don Juan Carlos, sabiendo que se encuentra convaleciente de la operación de rodilla y que previsiblemente no asistirá, muestra que Mónaco en realidad 'no quería' ver a nadie de la familia real española.

Tampoco la familia real española 'quería' asistir, porque no ha gestionado ninguna alternativa a la invitación solamente a don Juan Carlos.

La respuesta desde La Zarzuela, tal y como se contó ayer en este confidencial (ver noticia), ha sido muy diplomática, en el sentido de comentar que, si estuviera en condiciones, podría acudir. La realidad es que no estará. Es decir, que el monarca no se trasladará a Montecarlo. Además, como es bien sabido, don Juan Carlos no suele asistir a bodas.

A pesar de tratarse de una 'boda real', por cuando Alberto es soberano de Mónaco, y de que por tanto solamente tendrían que acudir los cabezas de cada Casa, sin embargo en la realidad no va a ocurrir así. Por ejemplo, por parte de Dinamarca viajarán los príncipes herederos, Federico y Mary. Por Suecia estarán todos, padres e hijos.

En el caso de España, como solamente se ha invitado al rey, no acudirá la reina, a pesar de que doña Sofía suele asistir a estos enlaces, como ocurrió con la boda de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton. Y, por supuesto, tampoco los príncipes. Desde La Zarzuela no se ha gestionado ninguna otra representación.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·