Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

También se ha debatido sobre la asistencia a los Premios Princesa de Asturias

El retraso de Leonor en la presentación ante las Fuerzas Armadas y la Virgen de Covadonga

La heredera no ha cumplido aún esos dos compromisos que Felipe VI tuvo con nueve años. Sin embargo, adelantó a su padre en recibir el Toisón de Oro y su propio escudo heráldico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde que su padre asumió la Corona y ella se convirtió en princesa de Asturias sin inevitables las comparaciones entre Leonor y el rey Felipe VI. Se espera que la heredera vaya asumiendo cada vez un mayor papel público por su condición de princesa, e incluso hay quien critica que lleve cierto “retraso” respecto a la trayectoria pública de su padre.


Don Felipe, junto al rey Juan Carlos en su alistamiento en el Regimiento Inmemorial del Rey. Don Felipe, junto al rey Juan Carlos en su alistamiento en el Regimiento Inmemorial del Rey.

Como ocurre desde 2014, en las semanas previas a esta edición de los Premios Princesa de Asturias se especuló y se comentó la posibilidad de que la princesa Leonor acompañara a los reyes Felipe y Letizia, y también a su abuela doña Sofía, en la gala de entrega de los galardones que llevan por nombre el título del heredero de la Corona, y de los que ella es presidenta de honor.

Al no acudir, comenzaron los comentarios de otros años: había quien echaba de menos a la princesa Leonor, y culpaban de su ausencia a la supuesta “sobreprotección” por parte del rey y, sobre todo, de la reina Letizia sobre su hija mayor.

Sin embargo, no hay que olvidar que en la última gala de los Premios Princesa de Asturias celebrada en Oviedo este mes de octubre, Leonor aún tenía diez años. Cumplió once el día 31 de octubre.

Su padre don Felipe pronunció su primer discurso público en la primera entrega de los Premios Príncipe de Asturias, ante sus padres los reyes Juan Carlos y Sofía. Fue en 1981 y tenía 13 años, por lo que si se compara con su hija, a Leonor aún le quedan un par de años antes de dar ese paso.

Don Felipe, soldado con nueve años

Por tanto, la princesa de Asturias no lleva retraso en estos premios; pero sí en otros actos que para su padre supusieron en cierta forma distintos “pasos” en su presentación ante la sociedad española como heredero de la Corona.

Y es que Leonor, ya con once años, no ha cumplido aún dos compromisos que sí cumplió su padre ya con nueve años.

En mayo de 1977, al entonces príncipe Felipe le cortaron el pelo al estilo militar, le visitieron con el uniforme reglamentario y coincidiendo con el Día de las Fuerzas Armadas asistió a un acto en el Cuartel Infante don Juan, en Madrid, en el que fue filiado como soldado de honor del Regimiento Inmemorial nº 1 de Madrid.

Se produjo así lo que puede considerarse como el “bautismo militar” del ahora rey, años antes de efectivamente ingresar en las academias de los tres ejércitos para formarse como militar y futuro capitán general de las Fuerzas Armadas.

Por el momento, la princesa Leonor no ha pasado por este acto simbólico de integración en el Ejército. Sí ha asistido a distintos eventos castrenses, como los desfiles de la Fiesta Nacional del 12 de octubre, además de a una celebración de la graduación de Felipe VI en la Academia General del Aire, en San Javier (Murcia).

La presentación ante la Virgen de Covadonga

También con nueve años don Felipe fue el protagonista de otra visita de gran contenido simbólico para la monarquía. En 1977, hacía dos años que Juan Carlos I ya era rey de España. Sin embargo, no se había promulgado la Constitución con toda la regulación de la Corona.

En enero se publicó un decreto que le nombraba príncipe de Asturias. Y en noviembre la familia real viajó hasta Covadonga para celebrar, en santuario de la Virgen, una misa y una ceremonia en la que el abad le entregó a don Felipe un pergamino que recogía su nombramiento como príncipe de Asturias, mientras que el presidente de la Diputación Provincial de Oviedo le impuso la Cruz de la Victoria asturiana y el llamado tributo de mantillas, cien monedas con la efigie del rey Juan Carlos.

En su momento, en la Casa del Rey se plantearon si realizar este acto en Covadonga para visualizar que Leonor asumía ese título de princesa de Asturias. Por el momento, sin embargo, no ha llegado a realizarse.

Leonor sí adelanta a su padre en dos aspectos

Los reyes tratan de que sus hijas Leonor y Sofía lleven una vida lo más normal posible para su edad, sin verse por el momento muy afectadas por los títulos de princesa e infanta que ostentan. De ahí que no haya habido como tal un acto de presentación de Leonor como heredera.

Eso podría explicar ese retraso en la presentación ante la Virgen de Covadonga y ante las Fuerzas Armadas. Sin embargo, hay que añadir que hay aspectos en los que Leonor no sólo va “atrasada” respecto a su padre, sino que se ha adelantado bastante.

Días antes de que su hija mayor cumpliera diez años, en octubre de 2015 Felipe VI firmó sendos reales decretos: por un lado, concedió a Leonor el collar de la Orden del Toisón de Oro, la condecoración más importante que concede el rey de España; por el otro, se creaba el escudo heráldico propio de la princesa de Asturias, distinto del de su padre como rey pero prácticamente igual que el que tenía como príncipe, y que ya ha empezado a lucir.

Por tanto, Leonor recibió el Toisón de Oro y su escudo de armas con nueve, prácticamente diez años.

Don Felipe, por contra, no fue distinguido con esa condecoración hasta los trece años, en 1981. Y no contó con un estandarte y un guión heráldicos propio hasta el año 2001, es decir, cuando ya contaba con 33 años.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·